Ojos del Alma


Lo que los ojos corporales son para los objetos sensoriales, lo mismo es la fe para los ojos del entendimiento que mira los tesoros escondidos. Aunque tengamos dos ojos corporales, poseemos dos ojos del alma, pero ninguno tiene la misma operación con respecto a la visión divina. Con uno vemos la Gloria oculta de Dios que está oculta en la naturaleza de las cosas, es decir, contemplamos su poder, su sabiduría y su providencia eterna para nosotros, que entendemos desde la magnitud de Su gobierno en nuestro nombre. Con este mismo ojo también contemplamos las órdenes celestiales de nuestros consiervos. Con el otro, contemplamos la gloria de Su naturaleza santa. Cuando a Dios le complace admitirnos a los misterios espirituales, Él abre ampliamente el mar de fe en nuestras mentes.




(San Isaac el sirio: La fe es la puerta a los misterios)
Febrero 07 del 2018

3 comentarios :

Sara O. Durán dijo...

Él está en todas partes. Y sólo es cosa de abrirnos y aceptarlo.
Besos desde Chihuahua, muy soleado a 28°C. Inédito. Solo hemos tenido una semana de frío en todo el invierno. Ya los árboles empiezan a florecer. Para ellos, es primavera.

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Sólo quien sabe mirar con los ojos del alma, sabe descubrir la presencia de Dios en todo los acontecimientos de la vida cotidiana, que el Señor nos conceda mirar siempre con los ojos del alma, gracias , un fuerte abrazo, unidas en oración.

Maite Lorenzo dijo...

Ah!! Los ojos del alma!!
me gustaría tenerles más abiertos...
Besoss