Vita vestra est abscondita cum Christo in Deo


A algunos se les llama a no hablar mucho, ni a las conversaciones sobre la Iglesia, sino a un silencio profundo y a una vida escondida en el corazón de la Iglesia, lejos de disputas lingüísticas, especulaciones y discordias.

A estas almas, Nuestro Señor llama a estar en silencio para ser como Él en el Sacramento de Su Amor. Él las llama a esconderse, así como está escondido Él en sus tabernáculos.


Esta es la esencia de una vida monástica eucarística: no ser visto, sino permanecer oculto; no hablar mucho, sino entrar en el silencio de la Hostia.

Es suficiente que Él vea tales almas. Es suficiente que puedan conversar con Él en cualquier momento, vertiendo libremente y espontáneamente sus corazones en Su Corazón.

Buscando el silencio, tales almas encontrarán la Palabra. Buscando esconderse, brillarán con el esplendor de Su Rostro.

Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. (Colosenses 3: 3)





Dom Mark Daniel -Prior
Enero 08 del 2018

7 comentarios :

Marian dijo...

¡Hermoso María, muy hermoso amiga!

Benditas almas que llama a la intimidad con El,
al dialogo, y silencio sonoro...

¡Dios sea siempre Bendito en Sus hijos.!

¡Gracias hermana! Un fuerte abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Hacer silencio interior es permitir a Dios sentarse a nuestro lado.

Bello su blog

María dijo...

Gracias querida amiga! Dios te bendiga querida Marian. In abrazo fuerte, también para ti.


Mil gracias por su agradable visita y por sus palabras Ricardo. In abrazo fraterno para usted.

Sara O. Durán dijo...

Lo que Dios decida... estar en la disposición para ello.
Gran abrazo, mi paisana.

María dijo...

Te devuelvo el abrazo con cariño querida Sara. Dios te bendiga. Gracias por visitar

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias. Es necesario, aprender a callar, a valorar el silencio, a escuchar a Dios, a los otros y a uno mismo. Un fuerte abrazo unidas en oración.

María dijo...

Gracias hermana (Flor) Le abrazo también. En comunión de oraciones.