En el nido de nuestra nada


Oh. . . ¡qué felicidad conocer a Jesucristo! Este conocimiento se adquiere no por la elevación de nuestros pensamientos; algunas almas se engañan usando esto como alas para volar alto hacia Dios, pensando que al hacer esto lograrán obtenerlo.

¡No, no! Si queremos ser fuertes, debemos permanecer como pájaros pequeños, tiernos y débiles, en el nido de nuestra nada. Creer en el regalo del amor divino que calienta el corazón y fortalece nuestras alas para tomar nuestro vuelo hacia Dios. Uno debe hacer como el fénix, que encuentra la vida en su muerte.

Ascendemos a Dios no a fuerza de hazañas ascéticas o meditaciones teológicas incomprensibles, sino por la humildad, que atrae el amor condescendiente y misericordioso de Dios.




Madre Mectilde de Bar
Enero 11 del 2018

8 comentarios :

dijo...

Poseer a Dios es imposible,gracias a DIOS!!
Él es el Padre de la humildad,no necesita que volemos hacia ninguna montaña para que entre en nuestro corazón.
Jesús,,el Cristo nos enseñó el AMOR ,aunque a veces la soberbia se instale en nosotros por instantes .
Besucos de fé verdadera

Roselia Bezerra dijo...

Ola, querida amiga Maria !
Peço humildemente oração por mim e pelos que amo... por caridade...
Nosso Senhor Jesus Cristo seja nossa força no cotidiano ...
Seja muito feliz e abencoada !
Bjm de paz e bem

María dijo...

Olá, meu querido irmã em Cristo! É claro que irei orar por você e por seu!

Obrigado por ser um amigo constante no meu blog humilde. Um abraço forte.

María dijo...

Hola mi querida amiga Go! Gusto de tenerte nuevamente por mi humilde blog.

Sabes? Pensaba que, si lo que quisiste decir fue: Poseer a Dios es posible, en lugar de imposible...porque poseer a Dios sí que es posible! Somos habitados por la Santísima Trinidad. Somos templos de Dios.

Estoy de acuerdo contigo amiga, es verdad que Dios no necesita de nuestras alas, lo que nos eleva es la humildad, pero sobre todo el AMOR; y lo has dicho muy bien: Jesús es el camino..."Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí."

Te envío un abrazo con cariño.

Felicitas dijo...

Preciosos pensamientos de un alma que sabe de Dios.
Perdona mis ausencias, hermana.
Te ruego oraciones por una persona que anda padeciendo mucho en su interior. Muchas gracias, María
Un abrazo

María dijo...

En mis oraciones. Dios te bendiga Felicitas.

Sara O. Durán dijo...

Necesitaba hoy leer lo que has publicado aquí... ¡Muchas gracias!
Un abrazo inmenso.

María dijo...

Al contrario, Sara:

Muchas gracias a ti por tu visita y por dejar tu comentario. Me alegro de saber que te ayude en algo. Abrazo inmenso también.