El Pajarillo


¡Oh, Jesús, mi primer y único amigo, el ÚNICO a quien yo amo!, dime qué misterio es éste. ¿Por qué no reservas estas aspiraciones tan inmensas para las almas grandes, para las águilas que se ciernen en las alturas…? Yo me considero un débil pajarito cubierto únicamente por un ligero plumón. Yo no soy un águila, sólo tengo de águila los ojos y el corazón, pues, a pesar de mi extrema pequeñez, me atrevo a mirar fijamente al Sol divino, al Sol del Amor, y mi corazón siente en sí todas las aspiraciones del águila…

El pajarillo quisiera volar hacia ese Sol brillante que encandila sus ojos; quisiera imitar a sus hermanas las águilas, a las que ve elevarse hacia el foco divino de la Santísima Trinidad… Pero, ¡ay,! lo más que puede hacer es alzar sus alitas, ¡pero eso de volar no está en su modesto poder!

¿Qué será de él? ¿Morirá de pena al verse tan impotente…? No, no, el pajarillo ni siquiera se desconsolará. Con audaz abandono, quiere seguir con la mirada fija en su divino Sol. Nada podrá asustarlo, ni el viento ni la lluvia. Y si oscuras nubes llegaran a ocultarle el Astro del amor, el pajarito no cambiará de lugar: sabe que más allá de las nubes su Sol sigue brillando y que su resplandor no puede eclipsarse ni un instante.

Es cierto que, a veces, el corazón del pajarito se ve embestido por la tormenta, y no le parece que pueda existir otra cosa que las nubes que lo rodean. Esa es la hora de la alegría perfecta para ese pobre y débil ser. ¡Qué dicha para él seguir allí, a pesar de todo, mirando fijamente a la luz invisible que se oculta a su fe…!

Jesús, hasta aquí puedo entender tu amor al pajarito, ya que éste no se aleja de ti… Pero yo sé, y tú también lo sabes, que muchas veces la imperfecta criaturita, aun siguiendo en su lugar (es decir, bajo los rayos del Sol), acaba distrayéndose un poco de su único quehacer: coge un granito acá y allá, corre tras un gusanito…; luego, encontrando un charquito de agua, moja en él sus plumas apenas formadas; ve una flor que le gusta, y su espíritu débil se entretiene con la flor… En una palabra, el pobre pajarito, al no poder cernerse como las águilas, se sigue entreteniendo con las bagatelas de la tierra.

Sin embargo, después de todas sus travesuras, el pajarillo, en vez de ir a esconderse en un rincón para llorar su miseria y morirse de arrepentimiento, se vuelve hacia su amado Sol, expone a sus rayos bienhechores sus alitas mojadas, gime como la golondrina; y, en su dulce canto, confía y cuenta detalladamente sus infidelidades, pensando, en su temerario abandono, adquirir así un mayor dominio, atraer con mayor plenitud el amor de Aquel que no vino a buscar a los justos sino a los pecadores…

Y si el Astro adorado sigue sordo a los gorjeos lastimeros de su criaturita, si sigue oculto…, pues bien, entonces la criaturita seguirá allí mojada, aceptará estar aterida de frío, y seguirá alegrándose de ese sufrimiento que en realidad ha merecido…

¡Qué feliz, Jesús, es tu pajarito de ser débil y pequeño! Pues ¿qué sería de él si fuera grande…? Jamás tendría la audacia de comparecer en tu presencia, de dormitar delante de ti…

Sí, ésta es también otra debilidad del pajarito cuando quiere mirar fijamente al Sol divino y las nubes no le dejan ver ni un solo rayo: a pesar suyo, sus ojitos se cierran, su cabecita se esconde bajo el ala, y el pobrecito se duerme creyendo seguir mirando fijamente a su Astro querido.

Pero al despertar, no se desconsuela, su corazoncito sigue en paz. Y vuelve a comenzar su oficio de amor. Invoca a los ángeles y a los santos, que se elevan como águilas hacia el Foco devorador, objeto de sus anhelos, y las águilas, compadeciéndose de su hermanito, le protegen y defienden y ponen en fuga a los buitres que quisieran devorarlo.

El pajarito no teme a los buitres, imágenes de los demonios, pues no está destinado a ser su presa, sino la del Águila que él contempla en el centro del Sol del amor.




Santa Teresita del Niño Jesús
Historia de un Alma
Enero 18 del 2018

29 comentarios :

María dijo...

Sin pretender imponer y/o enseñar nada, me gustaría compartir con ustedes un poco sobre la experiencia o significado de "El pajarillo" de Sta. Teresita, para todo aquel que no lo comprenda, o simplemente desee saborear más, tan precioso escrito. Les dejo esta pagina si desean ingresar. Dios les bendiga.

https://delaruecaalapluma.wordpress.com/2016/09/30/santa-teresita-y-la-experiencia-de-la-misericordia/


Maite Lorenzo dijo...

Querida María, hace años que leí Historia de un alma. Lo leí cuando las reliquias de Santa Teresita visitaron Madrid. Mi hija lleva el nombre de Teresa por ella, aunque también lo celebramos el día 15.
Sigo la página que recomienda, me parce un lugar excepcional.
Muchas gracias por esta entrada.
Besosss

Roselia Bezerra dijo...

Ola, querida Maria!
Tão bonito de se ler e contemplar!
Um dia me sinto um passarinho, outro, uma águia a sobrevoar abismos ...
Deus no comando...
Sem Ele, apenas rastejo...
Seja muito feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

dijo...

Es preciosa y llena de ternura esta lectura.Con un poquito más de tiempo,volveré a meditar sobre ella.
EL canto del pájaro seguirá oyéndose eternamente!
Besucos y bendiciones

María dijo...

Muchas gracias Maite! Sta. Teresita es mi santita favorita, que afortunada tú de haber tenido sus reliquias tan cerquita.

Dios te bendiga. Un fuerte abrazo

María dijo...

Muito obrigado Roselia. Deus te abençoe. Um abraço

María dijo...

Me encanta tu visita Gó! Es una bendición que siempre vengas por aquí. Me alegro que te guste. Dios te bendiga. Un fuerte abrazo

FLOR DEL SILENCIO dijo...

La grandeza de un alma se mide por lo que ama. Gracias, que Dios la bendiga, reciba mi abrazo fraterno, muy unidas en oración.

Marian dijo...

¡Cuanta ternura María! Siempre nuestra amada Teresita. Que alma tan delicada, dulce, amorosa, tierna...Es así, hermana, no importa ser pobres pequeños, si nuestra valía es pequeña, Dios nos ha creado así, así nos ama. Así debemos amar,el AMOR,tiene la ultima palabra...De los pequeños, es el Reino de los Cielos.

¡Gracias María hermana! Un fuerte abrazo.

María dijo...

Cierto, hermana! Gracias Dios le bendiga a usted también, y también reciba un abrazo fraterno.

María dijo...

Amemosle mucho, porque Él nos amo primero.

Gracias a ti, Marian. Un fuerte abrazo tambiénpara ti.

Kristalle dijo...

Cuanta ternura, me ha gustado mucho
Un beso grande.

María dijo...

Gracias por tu visita y comentario Kristalle. Me alegro que te haya gustado.

Dios te bendiga.

Rosa dijo...

Muchas gracias, María, por el texto y el enlace. Conocía el enlace a raíz de la celebración de santa Teresa de Jesús, pero no conocía este texto de santa Teresita.
La misericordia de Dios que ama nuestra pequeñez, me ayuda leer este texto hoy.
Santa Teresita es muy dulce. Leemos algunas veces sus textos en un grupo de la Institución.

Te comparto la página con textos de san Pedro Poveda:

San Pedro Poveda y la Institución Teresiana

Muchos besos, María.

María dijo...

Me alegro que te ayude y que te haya gustado, Rosa.

Muchas gracias por el enlace de San Pedro Poveda. Me emociona el tenerla...lo leeré en cuanto me sea posible.

Un fuerte abrazo Rosa

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias, La amistad es como el árbol a cuya sombra siempre vas a refugiarte. Es como el huequito a donde siempre vas a descansar. Gracias, por ser un lugar de oración, un fuerte abrazo.

Existe Sempre Um Lugar dijo...

Bom dia; Maria, o texto tem imensa ternura, cada palavra, cada frase faz-se sentir, revela os seus belos sentimentos e caracter, adorei!.
Continuação de bom domingo,
AG

Marian dijo...

Feliz y Bendecido día del Señor María.Quizás te suene porque yo hice una publicación en Facebbok, algo parecida.La mirada de Jesús me enamora, me escolofria...

¡Gracias María.! Unidas en la oración.

María dijo...

Bom Dia! Obrigado pela visita. Obrigado pelo seu comentário.

María dijo...

Muy bella comparación sobre la amistad, hermana. Gracias

Un abrazo

María dijo...

Eso debe haber sido, Marian. En diferentes forma nos toca el corazón la mirada de Jesús. Gracias

Dios te bendiga.

RECOMENZAR dijo...

Feliz domingo.Ojala todo lo que pregonas se te cumpla

Ricardo Tribin dijo...

Querida Maria :

Bello homenaje a Jesús, nuestro redentor.

Un abrazo pleno de bienaventuranzas.

María dijo...

Amigo y hermano, Ricardo, lo mismo deseo para usted. Muchas gracias por sus cordiales saludos. Un abrazo fraterno para usted también.

María dijo...

Querida Recomenzar:

Feliz domingo para ti también. Gracias por tus deseos, los tomare como lo tomo nuestra Santísima Madre: "Hágase en mi según su Palabra" Ese es mi mayor deseo. Gracias Recomenzar. Un saludo fraterno

RECOMENZAR dijo...

Gracias por la paz que trasmites en tus palabras cuando comentas

María dijo...

No tienes nada que agradecer, recomenzar...

Tú también eres bienvenida por aquí amiga. Dios te bendiga hermana.

Magdeli Valdés dijo...

Sin dudas una gran reflexión que debemos meditar
pequeños somos y a su vez grandes
una luz ilumina nuestra alma , así lo siente en el fondo
el corazón ligado al amor de Jesús

gracias.

María dijo...

Gracias a ti por visitar y comentar Magdeli. Dios te bendiga.

Un fuerte abrazo