El Perfume de mis Rosas suba como ofrenda al Padre...


Querida Madre mía, hoy vengo ante ti con amor en mi

corazón y con mi rosario en mano, transformado en

un ramillete espiritual de Rosas. Es mi oración dirigida hacia ti. 

Hoy vengo a pedirte me sostengáis. Vengo a pedirte, me tomes

 en tus brazos y me abraces. Sentarme  en tu regazo Madre mía...


Renueva mis fuerzas. Sostenerme en la prueba, que me hace

sentir confundida, frágil y un tanto desesperanzado...
                         
Que el perfume de estas rosas, sea tomado como una ofrenda.

Una ofrenda, que por medio de los méritos de tú Hijo amado 

Jesucristo suba hasta el Padre. Renuevame por dentro Madre mía. 

Amén.



(Mayo 9 del 2017)