Orar significa Amar, Dar, Sufrir y Ofrecer...


La Virgen busca almas con las cuales desea ser una sola cosa. Almas que hayan comprendido la importancia de la oración, por aquellos que no han conocido el amor del Padre. Desea que nuestra vida de Oración y Penitencia sea un sincero intento de acercamiento a Jesucristo y a su Luz Divina.

Busca almas, que voluntariamente y sin reparo digan SÍ a su Inmaculado Corazón. Ella quiere que oremos con palabras de sentimiento, con AMOR misericordioso y con SACRIFICIO. Orar significa AMAR, DAR, SUFRIR Y OFRECER. 


-¿Quieren ofrecerse al Señor y estar prontos para aceptar con generosidad los sufrimientos que Dios permita que les lleguen y ofreciéndolo todo en desagravio por las ofensas que se hacen a Nuestro Señor?

 - Sí, Señora, queremos y aceptamos.

-Tendrán ocasión de padecer y sufrir, pero la gracia de Dios los fortalecerá y asistirá.

- "Recen, recen mucho y hagan sacrificios por los pecadores. Tienen que recordar que muchas almas se condenan porque no hay quién rece y haga sacrificios por ellas".

«Sacrificaos por los pecadores, y decid muchas veces, en especial cuando hagais algun sacrificio: Oh Jesús, es por vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María.»



(6 de Mayo, del 2017)





“María brilla como modelo de virtud ante todos los elegidos”.


No me gusta María, cómo te pintan: 
vestida de seda, encajes y perlas.
Tú no eres así, tú no eres así. 
No me gusta, María, esa tu casa; 
tapices, alfombras y un reclinatorio.
Tú no eres así, tú no eres así. 

Tú eres pobre, tu casa era pobre, 
pobre la aldea y pobre era José, 
pobre tu hijo, Dios carpintero,
todo era pobre en Nazaret.
No me gusta, María, cómo te pintan:
así, de rodillas, y juntas las manos. 
Tú no eres así, tú no eres así. 

No me gusta, María, verte tan sola, 
cerrados los ojos y el rostro pintado. 
Tú no eres así, tú no eres así.
Tú eres pobre, tu casa era pobre,
pobre la aldea y pobre era José,
pobre tu hijo, Dios carpintero,
todo era pobre en Nazaret.

 No me gusta, María, cómo te pintan:
vestida de dama del renacimiento. 
Tú no eres así, tú no eres así.
Tú eres pobre, tu casa era pobre,
pobre la aldea y pobre era José,
pobre tu hijo, Dios carpintero,
todo era pobre en Nazaret.


(Santa Teresita del Niño Jesús) 
5 de Mayo del 2017