Sumergiéndome en mi Jardín Interior...


Continuando mi meditación acerca de la Primavera, pensaba en el hermoso beneficio que nos brinda esta estación al poder plantar nuestro propio Jardín. Inmediatamente, represento en mi mente un hermoso Jardín lleno de toda clase de flores, en donde aspiró su fragancia, que me llega hasta lo más profundo de mi corazón. Y de pronto, surge en mi una pregunta respecto a mi vida espiritual. ¿Cuál es la condición interior de mi Jardín en estos momentos de mi vida? Esto me hace el comenzar a examinar el trabajo-mantenimiento que conlleva un Jardín para poder mantenerse vivo... 




Para que un Jardín consiga producir bellas flores, necesitará de recursos naturales tales como agua y sol. Pero además, necesitará también de un buen FERTILIZANTE, que jugará un papel importantísimo como alimento. EL FERTILIZANTE proporcionará los nutrientes necesarios para mantener y estimular el CRECIMIENTO de las plantas. También les mantendrá FUERTES y FIRMES. Por añadidura, necesitaremos también poner un cuidado especial en otros detalles no menos importantes. Detalles que pueden ser ocasionados por el medio ambiente, y que pueden infligir daño e incluso hacer morir a nuestras flores. Por ejemplo: Tendremos que limpiar la basura acumulada alrededor de las flores, remover las hojas muertas...Incluso quizás,tendré que remover la tierra y excavar. Pero además, nos veremos en la tarea de vigilar plagas e insectos, telarañas; etc. En fin! Todo aquello que daña y provoca cambios negativos en nuestro jardín…



Tomando todo esto en cuenta, durante los próximos dias, les invito a dar un paseo por nuestros jardines interiores. Preguntandonos: ¿Qué he encontrado en el jardín de mi alma...?


Algunas pautas que podrán ayudarnos.

¿Ha surgido un nuevo florecimiento en mi oración?  

¿Los frutos del florecimiento se han realizado en la oscuridad de un terreno de sufrimiento?
                                                                       
¿Encontré hierbas de mundanalidad y distracción?

¿Me siento desolado por la sequía y la aridez?

 "El principiante, debe pensar en sí mismo situándose a si mismo, en un jardín en el que el Señor se deleita. Y al mismo tiempo en un suelo muy infructuoso y lleno de malas hierbas. Su Majestad arrancará las malas hierbas y pondrá las buenas plantas en su lugar. Tenemos ahora, con la gracia de Dios que ser como unos buenos jardineros. Debemos hacer crecer estas plantas. Debemos regarlas cuidadosamente, para que no se pierdan y mueran; sino que produzcan flores que envíen una hermosa fragancia que le ofrezca una gran frescura a nuestro Señor. Para que a menudo pueda entrar al huerto para tomar su placer y su deleite entre estas Virtudes ".

(Santa Teresa de Ávila)

“¡Oh,Jardinero,  tú que moras en los jardines, los amigos prestan atención a tu voz, déjame escucharla!”. (Cantar de los Cantares 8:13)



*Escrito sin comillas: María
Abril, 28 del 2017


Tiempo Primaveral, tiempo de Preparación...


"La Primavera puede ser un tiempo para comenzar de nuevo una vida nueva.

Una vida de renovación y de preparación, para disponernos a recibir al Espíritu Santo.

Puede ser, si queremos, un tiempo de mucha gracia en donde todos podemos abrir

nuestros corazones a la misericordia de Dios. A través de la oración, la penitencia,

y sobre todo, nuestra decisión por LA SANTIDAD."


Espíritu Santo, inspirarnos, para que pensemos santamente.

Espíritu Santo, incitarnos, para que obremos santamente.

Espíritu Santo, atráenos, para que amemos las cosas santas.

Espíritu Santo, fortalecenos, para que defendamos las cosas santas.

Espíritu Santo, ayúdanos, para que no perdamos nunca las cosas santas.


(San Agustín)


Abril, 25 del 2017


Ve a Encontrarle...


"Ve y encuentrale a Él cuando tu paciencia y tus fuerzas se agoten y te sientas solo e impotente. Jesús te está esperando en la capilla.


"Dile: 'Jesús, tú sabes exactamente lo que está pasando, tú eres todo lo que tengo, y tú sabes todas las cosas, ven a mi ayuda'.


"Y luego vete, y no te preocupes más por cómo vas a manejar la situación, que le has contado a Dios acerca de eso y es suficiente, Él tiene muy buena memoria".




Santa Jeanne Jugan
Abril 24 del 2017
                                            

Amor Eterno, Santo y Sublime. Jesús, tierno mío, en ti Confío.


¡La esencia de la devoción a la Divina Misericordia es la confianza  y a la vez  la condición para recibir gracias. !Debemos confiar en la Misericordia del Señor!


"Deseo conceder gracias inimaginables a las almas que confían en Mi misericordia. Que se acerquen a ese mar de misericordia con gran confianza. Los pecadores obtendrán la justificación y los justos serán fortalecidos en el bien. Al que haya depositado su confianza en Mi misericordia, en la hora de la muerte le colmaré el alma con Mi paz divina" (Diario, 1520)

“Yo soy el amor y la Misericordia, Quien se acerque a Mí con confianza recibe Mi gracia con tal sobreabundancia, que no la puede contener y la irradia sobre los otros”. “Invita a las almas con las cuales estas en contacto a confiar en Mi misericordia infinita. Oh, cuanto amo a las almas que se Me han confiado totalmente, haré todo por ellas” (Diario, 294)

“Todo lo que existe está encerrado en las entrañas de Mi misericordia más profundamente que un niño en el seno de la madre. Cuán dolorosamente Me hiere la desconfianza en Mi bondad. Los pecados de desconfianza son los que Me hieren más penosamente” (Diario, 1076)


"Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una fuente de Misericordia para nosotros, en Ti Confío"



Domingo 23 de Abril, del 2017
Fiesta de la Divina Misericordia

Quédate con nosotros, porque atardece


"Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron." (Lucas 24, 30-31)

La vida Interior no comienza con una idea. Comienza con una Persona. Y es sólo con Él y en nuestra relación personal con el Señor, en este encuentro con el Resucitado que realmente nos convertimos en cristianos. Pidamos al Señor que nos conceda el verdadero encuentro con Su presencia. Que abra nuestros ojos para reconocerle y en consecuencia aumente y nos de una fe más viva. 

«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?» (Lucas 24, 32)


La vida nueva comienza cuando...

Aunque Dios mora en toda alma que está en estado de gracia, sin embargo, la intimidad entre el alma y su huésped divino puede ser muy grande o simplemente ordinaria, o incluso menor que eso. Es posible que dos seres humanos vivan bajo el mismo techo y no sean íntimos; Pueden vivir así y sin embargo ser casi extraños el uno al otro.

Pero es posible que este estado de cosas cambie; Es posible que se conviertan en amigos, incluso amigos íntimos....


"Un cambio viene en el alma cuando comienza a reconocer quién es el que mora en ella.”

Comienza una nueva vida de afecto, una nueva vida de íntima amistad. Los amigos íntimos se caracterizan por la mutua benevolencia: cada uno hace del interés del otro el sujeto de sus pensamientos y de sus planes. El interés del otro se convierte en su propio interés, y lo persigue con tanto celo como si fuera su propio interés personal ... De tal manera debemos vivir en la intimidad de nuestro Divino Invitado.

"Algunos pueden pensar que tal vida de unión con Dios es sólo para los santos, que una vida de intimidad en la que el alma se dirige constantemente a Dios como a un huésped querido y amado, no es para los fieles ordinarios. Esta visión no es correcta."

“La intimidad con Dios no es sólo para los santos. Es para todos nosotros.”





(Fuente: "Escuchando la Presencia Permanente", Libro de un Religioso, Pellegrini, Australia, 1940, pp. 61-64)
19 de Abril del 2017 

¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza! ¡Aleluya!


"¿Que has visto de camino, María, en la mañana? A mi Señor glorioso, la tumba abandonada, los ángeles testigos, sudarios y mortaja.”


Señor mío, al igual que María Magadalena, yo también te busco de todo corazón. Sal a mi encuentro Señor, para que yo también pueda encontrarte. Ven a buscarme, para que pueda hallarte. Ven a Salvarme, para que pueda llenarme de alegría. Que hoy renazca en mi oración, para que sea un Cristiano nuevo. Que mi alegría nazca de la certeza de la esperanaza, de que si he muerto contigo, también viviré y resucitaré contigo para siempre. ¡Aleluya!
                             

¡Felíz Pascua de Resurrección! ¡Aleluya!





Domingo 16 de Abril del 2017