"Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro."


Dame Señor, el deseo y la gracia sobrenatural de querer ver tu rostro. Que no tema subir al monte de los sacrificios y purificación. Que pierda el temor para abrazar mi cruz en mi pasión, camino seguro para contemplar tu rostro. Envuelveme en la nube de tu amor y hazme dócil a tu voz, para saber escucharte en cada momento. Señor mío y Dios mío, transfórmame en tu gloriosa imagen. Amén.



¡Oh, dulce Jesús! ¡Ardo en deseos de contemplar la Gloria de tu rostro!

    






(Velo Santo Manoppello, Italia)
Segundo Domingo de cuaresma, 12 de Marzo del 2017