Navidad Ternura Silenciosa


"Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía y la noche se encontraba en la mitad de su carrera, tu Palabra omnipotente, cual implacable guerrero, saltó del cielo, desde el trono real, en medio de una tierra condenada al exterminio." 

¡Cristo ha nacido!
LA PALABRA ha venido al mundo en la
inocencia de un recién nacido.
LA PALABRA no sabe hablar, pero su silencio invita a la
contemplación, a la admiración y a la adoración.

Mi corazón se estremece de ver tan sublime y Divino Misterio.
 Surge en él, una alegría que es tierna, 
dulce y de inmensa paz.
Me invade un fino silencio interior: 
es un silencio puro, en donde LA PALABRA seduce
e incita a atesorar..., a confiar..., es un silencio de AMOR.

¡Oh, mi Pequeño Redentor! 
Tu silenciosa ternura hace mi corazón
sensible, cercano y muy, muy querendón.


 "En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto Dios, y la Palabra era Dios." 

¡Les deseo una muy tierna Navidad!




(Sabiduría 18, 14-15) (Juan 1:1)
Diciembre del 2017


















"Adórnate, embellece tu alma, que viene tu Señor."


Preparemos nuestro alma durante este tiempo de Adviento. Hagamos un inventario de las cosas que necesitamos limpiar y ordenar para embellecer y adornar nuestro corazón; convirtiéndole en un pesebre para Dios hecho niño. Un Dios, que sin dejar de ser Dios, se manifiesta en la fragilidad de la carne en el seno de María.

Vayamos buscando la presencia escondida del Señor en nuestra vida. Vayamos y abramos los ojos del alma, sin detenernos en lo superficial y transitorio. Tomemos conciencia de nuestra necesidad de ser salvados. Tomemos conciencia de que necesitamos un salvador. Necesitamos que Jesús venga a nuestras vidas. 

Vigilantes y gozosos con María a nuestro lado, mantengamos viva la luz de la esperanza y clamemos fuerte: ¡Ven Señor Jesús, ven pronto!


(Queridos amigos: no habrá publicaciones durante este tiempo de Adviento.)

¡Les deseo un santo caminar hacia Navidad!





Adviento: Domingo 3 del 2017