Mi mayor Consuelo


Cada mañana, voy a la Sagrada Comunión. El mayor y único consuelo que tengo. Aunque de ninguna manera estoy provista de lo que se necesita para acercarse dignamente a Jesús. El trato amoroso que Jesús me otorga todas las mañanas en la Sagrada Comunión, excita dentro de mí una dulzura indecible y atrae hacia sí todos los afectos débiles de mi miserable corazón. Mira, oh Señor, mira mi corazón y mi alma; ven Señor, te abro mi pecho. Envía en mi tu fuego divino. Quema, consume, ven y no esperes más. Con gran placer seria la morada de todos tus fuegos.




Santa Gemma Galgani
Noviembre 18 del 2017

5 comentarios :

Felicitas dijo...

¡Los santos, siempre ten apasionados en su relación de Amor con Dios!
Poco cuerpo, y mucha alma... eso es lo que necesitamos.
Que el Santo Espíritu de Jesucristo nos lo conceda, por Su infinita Misericordia.
Un abrazo, hermana

María dijo...

¡Hola Felicitas!

Ciertamente necesitamos inclinarnos más por el Espíritu de Dios, antes que el nuestro; y al mismo tiempo reconocer que la vida espiritual es un proceso. Un proceso, en el cual se cometen errores y nuestra debilidad continuará hasta el final de nuestros días. Leí una vez a un reconocido autor y teólogo, el cual escribe en relación a San Juan de la Cruz decir:

"La santidad conforma nuestra voluntad con la de Dios y el incremento de nuestro deseo a hacer su voluntad. Pero no elimina nuestra humanidad en el proceso."

Los santos fuerón tan santos como humanos; y únicamente después se divinizarón. Es la meta. ¡Corramos hacia ella!

Un fuerte abrazo para ti también.

Marian dijo...

Ciertamente María, la Comunión diaria, es la fuerza que sostiene mi vida.
La necesito como mi cuerpo el alimento, mucho más, no tiene comparación.
En ella El me asimila, me une, me identifica y transforma...

Leí, que los santos, dedicaban medio día para prepararse para la Comunión, y otro medio para dar gracias.¡Imitemos sus vidas.!!

¡Gracias María! Un fuerte abrazo.

Dios te bendiga siempre.!!

José Ramón dijo...

Esta imagen es una reflexión de la misma vida, me gusta mucho.

María que la luz del Universo guíe tus pasos Saludos

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Sólo puedo decir ,GRACIAS; es hermoso su compartir, un fuerte abrazo y unidas en oración.