“Atráeme, y correremos"


¡Oh, Jesús!, ni siquiera es, pues, necesario decir: Al atraerme a mí, atrae también a las almas que amo. Esta simple palabra, “Atráeme”, basta.(...) Cuando un alma se ha dejado fascinar por el perfume embriagador de tus perfumes, ya no puede correr sola, todas las almas que ama se ven arrastradas tras de ella. Y eso se hace sin tensiones, sin esfuerzos, como una consecuencia natural de su propia atracción hacia ti. Como un torrente que se lanza impetuosamente hacia el océano arrastrando tras de sí todo lo que encuentra a su paso, así, Jesús mío, el alma que se hunde en el océano sin riberas de tu amor atrae tras de sí todos los tesoros que posee…




Santa Teresita del Niño Jesús.
Noviembre 27 del 2017


4 comentarios :

dijo...

Atráeme,sedúceme....y es entonces cuando se cumple el milagro!
Siento desde mi fé que debo de pedirlo más veces,dando gritos o en silencio,pero PEDIRLO!!
Gracias por entrar y dejar tu comentario en mi casita.
Así mismo, te deseo bendiciones y te sigo ya desde este momento
Besucos y paz

Roselia Bezerra dijo...

Olá, querida amiga Maria!
A atração ao coração de Jesus nos faz sentir o gozo do Amor benfazejo do nosso Deus puro Amor...
Seja muito feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

Sara O. Durán dijo...

Atráeme de tal manera que pueda amar a quien se hace amar y a quien no, por distinción, tan difícil que resulta en el segundo caso. Si sienten ese amor a través mío, te atraerán a su ser sin resistencia.
Un abrazo.

María dijo...

Estaba meditando en tu comentario querida Sara. Y me recordaste a la autora de este párrafo que compartí. Santa Teresita. No sé si has leído ya su vida o sus escritos. La cosa es que me acorde que ella también tubo dificultad varias veces en su vida, para amar igualmente a todos. Teresita entro en un convento Carmelita a la edad de 15 años y murió de tuberculosis, con tan solo 24.

En sus escritos, cuenta lo difícil que era a veces para ella, amar a algunas religiosas que no le agradaban mucho. Y narra, que es lo que hacia para lograr amarles a todas de la mejor manera posible. Ella dice, que incluso en algunas ocasiones sentia la tentación de reaccionar violentamente.

Algo importante que Teresita aprendió fue: Amarles reconociendo en cada una a Jesucristo. Aprendió a negarse a si misma y hacer todo únicamente por amor a el. Esta visión y mucho más, hizo de Teresita una gran santa y Doctora de la Iglesia.

Siento que cuando nos negamos a nosotros mismos y amamos por amor a Cristo, todo es más fácil que cuando nos dejamos guiar por nuestro amor propio. ¡Cosa nada fácil! Yo también batallo mucho con esto. Pero, cuando se hacen las cosas basadas en nuestro amor propio, y no somos correspondidos de la misma manera, o no nos agradecen nuestras "obras", es más fácil dejar de amar, o amar únicamente a aquellos que creemos lo merecen. Siendo que todo es diferente cuando se ama con un amor basado en el amor verdadero. En quien murió por nosotros, sin nosotros merecerlo. Jesús.

"Al atardecer de la vida seremos juzgados por el amor."

Gracias por tu comentario Sara. Me hace pensar en mi. En que tengo que seguir purificando para amar no por amar, sino amar porque Dios me amo primero.

Un abrazo fuerte