Renueva a menudo tu acto de Oblación.


Hija, lo que has recibido hasta ahora no es nada en comparación con lo que todavía tengo reservado para ti de ahora en adelante, hasta el final de tu vida terrenal. Esto lo he separado para hacerlo beneficioso para muchos de aquellos por quienes oras, pero especialmente para ti y para ellos a la luz de la gloria en la que, penetrado por Mí completamente y sin reservas, te inflamarás con Mi inmenso amor. Con total humildad, te darás cuenta en este momento de que tu misma eres nada más que un pobre pecador, sujeto a todas las equivocaciones humanas de las que no has sido limpiado, salvo por mi inagotable misericordiosa ternura.

De este modo, desde lo más profundo de tu ser  resonará una una vibrante Magníficat, y tú misma en unión con Nuestra Señora y todos los elegidos del Paraíso, se convertirán en una Alabanza viviente.

De ahora en adelante  y a menudo, renueva previendo este día eterno, la presentación de toda tu vida al Padre en un acto de oblación de confianza en unión con el Mío.

Sí, tú nos perteneces, pero aprovecha el tiempo que tienes a tu disposición para disminuir tu pertenencia hacia ti misma y hacer que nuestra posesión de ti crezca intensamente.

Bajo la influencia del Espíritu Santo, quien en muchos aspectos multiplica silenciosamente Sus súplicas, entrégate a través de Mí hacia el Padre. Déjate llevar y sumergirte en nuestra presencia inefable. Nuestra trascendencia misteriosa, nuestra ternura divina.

Piensa en nosotros más que en ti misma, vive para nosotros más que para ti misma. No sólo las tareas que te encomendamos te serán más fáciles de realizar, sino que serán verdaderamente útiles para la Iglesia.



Cuando el Señor habla al corazón (Libro en Ingles)
Octubre del 2017




2 comentarios :

Magdeli Valdés dijo...

Cuanta belleza bordeando el alma conectada...se siente vibrar
es una emoción unida a la música , los dones divinos que nos acercan más a Dios,

bendiciones siempre!

Marian dijo...

Si Amor de mi alma.Tu alabanza de Gloria quiero ser,
perderme en el mar de TU INMENSO AMOR...Purifica mi
ser, transformarme en Ti...

¡Precioso María!

Feliz día de nuestra amada S. Teresa de Jesús.

Un fuerte abrazo.