Mi hábito por la mañana


Antes pensaba, que el hábito monástico era algo que se ponía solamente una única vez y para siempre; mas no necesariamente es así...

Las monjas y los monjes, se visten todos los días con sus hábitos cada mañana; convirtiendo el acto de vestir en una oportunidad para renovar sus consagraciones a Cristo.


¿Pero, y qué pasa con aquellos de nosotros que no usamos las prendas de un hábito?

Encontré una gran similitud y gran valor en esta oración de la mañana:

     "Cuando comiencen a vestirse, harán la señal de la cruz y dirán:

     Cúbreme, Señor, con el manto de la inocencia y el manto del amor.
     Dios mío, no me dejes comparecer ante Ti antes de despojarme de buenas obras."

     (San Francisco de Sales, Directorio Espiritual)





Octubre 10 del 1027

6 comentarios :

Roselia Bezerra dijo...

Olá, querida Maria!
Ore por mim neste dia, por caridade...
Seja feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

María dijo...

Olá Rosélia! Claro que sim! Hoje vou ter você muito especial no meu rosário.

Um abraço

José Ramón dijo...

Muy espiritual su blog Saludos

Marian dijo...

"Mi Señor, cúbreme con tu manto de inocencia y de amor. Dios mío, no dejes que me presente ante Ti despojado de buenas obras".

Me vestiré con el manto del amor de Dios, para llevarlo en cada acción, del día...

¡Gracias María! Muy hermoso.!!

Un abrazo en el Señor.

Magdeli Valdés dijo...

Una verdad absoluta, así me siento cada día que al amanecer agradezco al Señor y pido su protección
gracias.

Sara O. Durán dijo...

Qué hermosa manera de iniciar el día, de agradecer y pedir la protección a Dios,
Un abrazo.