Mi corazón un claustro


Un corazón de clausura acepta la gracia de Dios para amar a Jesucristo en medio de un mundo que no le ama, abraza Su voluntad en un mundo que no le acoge. En consecuencia, el corazón de clausura se convierte en un lugar de refugio no sólo para uno mismo, pero para Cristo mismo. Crear tal refugio es una parte primaria del apostolado de los corazones de clausura.




La Clausura de mi Corazón
Octubre 6 del 2017

6 comentarios :

cristina dijo...

Un bello lugar donde vive la Luz la Paz y el sosiego pleno de la Divinidad
Recógete alma mía y acúnate en las alas de Cristo tu Señor.
Abrazo fuerte María

Marian dijo...

El alma es el lugar donde habita la Santisima Trinidad,
lugar Celestial, donde el encuentro es comunión,
unión con el Amado,transformación...

¡Gracias María! Un fuerte abrazo.

En comunión de oraciones.

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Hermoso compartir, el claustro es el lugar secreto donde el amado se revela donde se descubren los secretos de Dios y alma, y ÉL revela sus sueños, gracias, un fuerte abrazo unidas en oración.

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Muchas, gracias, un abrazo.

Marcos dijo...

Siempre he tenido un gran respeto y admiración por las monjas de clausura, convencido que sus continuas oraciones nos libran de un mundo peor.

María dijo...


Estimado hermano Marcos:

¡Bienvenido! Yo también tengo un inmenso respeto por todos los consagrados. Y especialmente por los de clausura; sólo que en este caso me estoy refiriendo al apostolado del "corazón". En particular, nuestro Señor nos invita no sólo a los que llevan un hábito o a un nivel conventual, pero también a todo aquel que quiera crear un refugio en su corazón para Él y con Él en medio de este mundo. La clausura, conventual o no, es un estado de vida para todo el que sienta dicho llamado y de una respuesta al Señor.

Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (Mateo 6:6)

Dios te bendiga hermano.