¡Oh! ¡La Cruz de Cristo! Tesoro bendito de Amor


 “¡Oh! ¡la Cruz de Cristo! ¿Qué más se puede decir? Yo no sé rezar… No sé lo que es ser bueno… No tengo espíritu religioso, pues estoy lleno de mundo… Sólo sé una cosa, una cosa que llena mi alma de alegría a pesar de verme tan pobre en virtudes y tan rico en miserias… Sólo sé que tengo un tesoro que por nada ni por nadie cambiaría…, mí cruz…, la Cruz de Jesús. Esa Cruz que es mi único descanso…, ¡cómo explicarlo! Quien esto no haya sentido…, ni remotamente podrá sospechar lo que es.

Ojalá los hombres todos amaran la Cruz de Cristo… ¡Oh! si el mundo supiera lo que es abrazarse de lleno, de veras, sin reservas, con locura de amor a la Cruz de Cristo…! Cuántas almas, aun religiosas, ignoran esto… ¡qué pena!”.



(San Rafael Arnáiz)
Septiembre del 2017. Exaltación de la Santa Cruz

3 comentarios :

Marian dijo...

Que cierto María, no soy nada, no puedo nada,no se rezar, pero me
abrazo a la cruz que nuestro Señor permite, y con El me configuro,
y la paz inunda mi alma...

¡Oh si el mundo supiera...!

Me gusta mucho Rafael Arnáiz.

Un abrazo María. Unidas en la oración.

Roselia Bezerra dijo...

Boa tarde, querida Maria!
Que a Cruz de Cristo seja a nossa luz!
Seja feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem


FLOR DEL SILENCIO dijo...

El camino de la propia santificación es el santo misterio de la cruz. Gracias, un abrazo.