No te rindas en la lucha


...Hablas abiertamente de tus debilidades y pecados - pereza y desobediencia. Si has comenzado a notar esto en ti, significa que estás atento a ti mismo, y esto es una gran misericordia de Dios. Te sientes que no serás salvo - ¡y eso es un pensamiento importante que tienes! Es malo no tenerlo, porque sin el puedes caer en la falsa autoestima y el falso orgullo, y así perecer a pesar de tus buenas obras. Por otro lado, también es malo entregarse a este pensamiento demasiado, porque se puede caer en la desesperación. Orar. Orar. Orar. Eso es todo lo que puedo decirte al respecto, y el Señor te hará entender. Por lo menos, lucha contra tu pereza. No te rindas a ello.... Todo tu esfuerzo consiste en luchar contra tus pasiones. ¡Pelea!



De una carta del Obispo San Inocencio, a su hija. Año 1854
Septiembre 19 del 2017

3 comentarios :

Roselia Bezerra dijo...

Olá, querida Maria!
Ordenar paixões é um grande dom a ser pedido... Santo Inácio de Loyola já nos ensinava a pedir esta graça de ordenar afetos...
Seja feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

Marian dijo...

Hermosa carta de S. Inoncencio.

Oremos, oremos y amemos, es el secreto...

Un fuerte abrazo querida amiga.!!

María dijo...

Obrigado Roselia. ♥♥♥
Gracias Marian.♥♥♥