El silencio transformador de Dios


"Necesitamos encontrar a Dios, y no puede ser encontrado en ruidos e inquietudes. Dios es el amigo del silencio...Cuanto más recibimos en la oración silenciosa, más podemos dar en la vida activa. Necesitamos silencio para poder tocar las almas. Lo esencial no es lo que decimos, sino lo que Dios nos dice a nosotros y a través de nosotros. Jesús siempre nos espera en silencio. En este silencio nos escucha y habla a nuestras almas. Y allí, escucharemos su voz...En este silencio encontramos una nueva energía y una unión real. La energía de Dios se convierte en nuestra, permitiéndonos realizar las cosas bien. Hay unidad de nuestros pensamientos con sus pensamientos, de nuestras oraciones con sus oraciones, de nuestras acciones con sus acciones, de nuestra vida con su vida ".




(Santa Madre Teresa)
Septiembre 25 del 2017

2 comentarios :

Roselia Bezerra dijo...

Olá, querida Maria!
A vida contemplativa requer silêncio e amo ficar a sós com o Senhor!
Seja feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

Magdeli Valdés dijo...

Si
en ese silencio
somos uno conectados con lo divino
hermoso texto lleno de esperanza
que no nos abandona a pesar de los pesares...

gracias.