Hacia la Verdadera Virtud


Cuando nuestro Señor desea unir un alma muy cerca de Él, Él la hace pasar por muchas pruebas. Pero si esta alma se entrega sin reserva en sus manos, Él arreglara todo para su mayor bien, según las palabras de San Pablo: "Todas las cosas cooperan para bien de los que aman a Dios". (Romanos 8:28) La gloria de Dios exige que esperemos en Él en circunstancias difíciles. Esperar en Dios, y descansar en su seno cuando las cosas van bien, no es una virtud sublime y da poca gloria a Aquel que desea ser servido por la fe y contra toda esperanza humana. Empero, siempre manteniéndose convencida de que Dios nunca nos abandonará a pesar de las dificultades que nos parecen insuperables. Y que Su sabiduría, Su amor y Su poder sabrán encontrar un camino, a lo que es verdadera virtud.

Cuando Dios nos descubre el abismo de nuestra miseria, se necesita toda la fuerza del Espíritu Santo, toda nuestra confianza en el amor de nuestro Padre Celestial, toda nuestra fe en la sangre de Jesucristo para no ser aplastada por el peso de nuestra debilidad, y aún así, lo que glorifica a Dios, es cuando en pleno conocimiento de nuestra miseria, persistimos esperanzados en Su amor.

Nunca habrá paz para ti, excepto en el completo abandono de ti mismo en las manos de tu Padre Celestial. Siempre será necesario regresar a este aspecto, porque nuestro Señor requiere de ti este testimonio de Su confianza y amor. Cada vez que te sientas turbado y desconfiado, debes tratar en el silencio por medio de la oración y  la unión con Jesús, llevar tu voluntad a la sumisión absoluta de el completo abandono de ti mismo; de tu futuro y de todo en las manos de Dios. Habiendo dejado todo para Dios, no debes esperar ni felicidad ni satisfacción hasta que estés con Él para siempre. El Dios bueno te da tantas muestras de ternura y atención Paternal, que tú debes responder por completo abandono. Nada honra a Dios tanto como esta entrega de uno mismo en Sus Manos.




Beato Columba Marmion 
Agosto 8 del 2017

6 comentarios :

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Gracias, por su sencillez al compartir y gracias, por compartir vida, que Dios la bendiga y bendiga su hogar, Dios no es una idea. Dios es una realidad para nuestra vida. Y una realidad que da sentido y da sabor a nuestra vida. Gracias, un fuerte abrazo.

María dijo...

Gracias a usted hermana. Gracias por ser una luz en medio de tanta oscuridad.Y sí! Dios tiene que ser vida en nuestra vida. Una relación que comienza con una persona viva, con la Palabra que es Cristo, y el centro de nuestra vida.

Un abrazo también.

Roselia Bezerra dijo...

Olá, querida!
Tão bom passar por aqui, estive viajando e senti muita saudade...
Um blog que orvalha a Beleza de Deus!
Seja muito feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

María dijo...

Oi querida Roselia! Obrigado por suas palavras e sua visita.
Unidos em oração. Um abraço forte!

Maria Rosa dijo...


Hermosas palabras que llenan el corazón de paz y esperanza en Dios.
Gracias María.

mariarosa

María dijo...

Bendecido fin de semana María Rosa. Un abrazo fuerte.