Sólo tienes que ser humilde, pequeño y fiel


No os he pedido fundar una comunidad, sino más bien adorarme, amarme, buscar Mi Rostro Eucarístico y acercarte a Mi Corazón Eucarístico. Te he pedido que confíes en Mí y que pongas en mí, solo toda tu esperanza y todos tus sueños de felicidad y paz. Buscadme, confía en Mí, y todo lo demás os será dado también. Sólo tienes que ser humilde, pequeño y fiel. Sin Mi nada podéis, pero para Mí, nada es imposible.

Sé fiel, entonces, a Mí, no a un proyecto o a un ideal. Yo soy tu todo. Vive sólo para mí. Búscame. Busca mi Rostro. Toma consuelo cerca de Mi corazón roto. Mira cómo te amo, hasta la perforación de Mi Corazón por la lanza del soldado, hasta las últimas gotas de sangre y agua. No hay nada que no haga por ti, y esto porque te amo y porque eres mío. Permitirme actuar libremente, escogiendo los medios, el día y la hora. Estoy encantado y consolado por tu presencia cercana a Mí. Esto es lo que te pedí, y respondiste a las súplicas de Mi Corazón. Por encima de todas las cosas, permanece fiel a tus tiempos de adoración. 





In Sinu Jesu (Libro en Ingles)
Diario de un Sacerdote en la oración
Agosto 30 del 2017




Únete a Mi adoración...


Mediante la intensidad de tú unión conmigo, tus oraciones, tus actividades y tus sufrimientos darás fruto. Yo mismo estoy en ti - El que adora, alaba, agradece, ama, se ofrece a sí mismo, ora al Padre. Únete a Mi adoración, Mi alabanza, Mi acto de dar gracias, Mis derramamientos de amor, Mi oblación redentora, Mis inmensos deseos y comprobaras el resplendor de tu oración interior arando con la mía. Porque sólo hay una oración que cuenta, mí oración que expreso interiormente en ti y que brotará en diversos sentimientos, en palabras y en silencios de diversas cualidades, pero que valen sólo por mi presencia incesantemente orante.

Hay adoración en espíritu y en verdad. Sólo la contemplación constante ofrece esta interiorización de la oración, de la caridad, y al mismo tiempo como el resplandor de Mi generosidad, Mi humildad y Mi profunda alegría.

Sólo ella me permite llevar a cabo mi delicada tarea en un alma, estrechar mi abrazo divino y grabar en ella mi huella profundizadora.




Padre Gaston Courtois
"Cuando el Señor habla al corazón" (Libro en Ingles)
Agosto 19 del 2017

Todo me es prestado para la gloria de Dios


Inspiraciones y pensamientos del Espíritu Santo

Madre querida, yo escribía ayer que, al no ser míos los bienes de aquí abajo, no debería resultarme difícil no reclamarlos nunca si alguien me los quita.

Tampoco los bienes del cielo me pertenecen. Me han sido prestados por Dios, que puede quitármelos sin que yo tenga ningún derecho a quejarme.

Sin embargo, los bienes que vienen directamente de Dios, las intuiciones de la inteligencia y del corazón, los pensamientos profundos, todo eso constituye una riqueza a la que solemos apegarnos como a un bien propio que nadie tiene derecho a tocar…

Por ejemplo, si durante la licencia comunicamos a una hermana alguna luz recibida en la oración, y poco después esa hermana, hablando con otra, le dice lo que le habíamos confiado como si lo hubiese pensado ella misma, parece que se apropia de algo que no era suyo.

O bien, cuando en la recreación decimos por lo bajo a nuestra compañera una frase ingeniosa o que viene como anillo al dedo, si ella la repite en voz alta sin decir la fuente de donde procede, parece también un robo a la propietaria, que no reclama nada pero que tiene muchas ganas de hacerlo y que aprovechará la primera ocasión para hacer saber sutilmente que se han apropiado de sus pensamientos.

Madre, yo no sabría explicarle tan bien estos tristes sentimientos de la naturaleza si yo misma no los hubiese experimentado en mi propio corazón. Y me gustaría mecerme en la dulce ilusión de que sólo han visitado el mío, si usted no me hubiese mandado escuchar las tentaciones de sus queridas novicias.

En el cumplimiento de la misión que usted me confió he aprendido mucho. Sobre todo, me he visto obligada a practicar yo misma lo que enseñaba a las demás. Y así, ahora puedo decir que Jesús me ha concedido la gracia de no estar más apegada a los bienes del espíritu y del corazón que a los de la tierra.

Si alguna vez me ocurre pensar y decir algo que les gusta a mis hermanas, me parece completamente natural que se apropien de ello como de un bien suyo propio. Ese pensamiento pertenece al Espíritu Santo y no a mí, pues San Pablo dice que, sin ese Espíritu de amor, no podemos llamar “Padre” a nuestro Padre que está en el cielo. El es, pues, muy libre de servirse de mí para comunicar a un alma un buen pensamiento. Si yo creyera que ese pensamiento me pertenece, me parecería al “asno que llevaba las reliquias”, que pensaba que los homenajes tributados a los santos iban dirigidos a él.


No desprecio los pensamientos profundos que alimentan el alma y la unen a Dios. Pero hace mucho tiempo ya que he comprendido que el alma no debe apoyarse en ellos, ni hacer consistir la perfección en recibir muchas iluminaciones. Los pensamientos más hermosos no son nada sin las obras.



Santa Teresa del Niño Jesús

Historia de un Alma. Capitulo XI (19-20)

Getsemaní en nuestro diario vivir


Ustedes están en el mundo ahora como otros Cristos; en medio de la tormenta. Ustedes están aquí para mantener vivo el cristianismo. Para mantener el cristianismo puro, intacto, y para asegurar por medio de su propia vida en Cristo, que las puertas del infierno no prevalecerán contra la cristiandad. Esto no puede hacerse si hay el menor compromiso con el amor; si no tratan de expulsar el miedo por medio de actos de amor.  Si ustedes no usan la energía que el dolor les brinda en esos actos de amor, si ustedes no imitan a Cristo; literalmente sucumbirán al odio o la desesperación.

Su trabajo, entonces, es difícil. Es el mismo trabajo que Cristo mismo padeció en Getsemaní, y que sin embargo afrontó, realizó, y realizará en cada uno de ustedes. Exige de ustedes sabiduría para ver claramente y para mantener el equilibrio; para disciplinar y ordenar sus vidas para este fin, pero también exige la fe ciega. Deben obedecerlo a Él en absoluto, confiar en él absolutamente, y por amor a él únicamente. Con esta actitud, podrán trabajar y esperar la paz y la unidad con toda la humanidad. La bendición que ha sido prometida, cuando se dijo que, "Dios enjugará toda lágrima de sus ojos, y no habrá ya más muerte, ni llanto, ni más dolor.  Porque las cosas precedentes ya han cesado."




Caryll Houselander
Agosto 2 del 2017

¡Levántate, amada mía, hermosa mía!


Asunción de la Bienaventurada Virgen María

Dios todopoderoso y eterno, que hiciste subir al cielo en cuerpo y alma a la inmaculada Virgen María, madre de tu Hijo, concédenos vivir en este mundo sin perder de vista los bienes del cielo, con la esperanza de disfrutar eternamente de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.

Auxilia a Israel su siervo, acordándose de su santa alianza según lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.   (Lc 1, 46-55)




Pintura:Tim Lagenderfer
Agosto 15 del 2017






Mi manta de seguridad en la oración


En el silencio de la oración me encuentro cara a cara conmigo misma. Con mis miedos, mi dolor  y mi pecado. Cualquier tristeza, ansiedad o algo impuro, parece precipitarse directamente a la superficie de mi conciencia y agarrarme. ¿Podría ser esto el porque la oración es algunas veces dolorosa? ¿Y el porque las ocupaciones de la vida, parecen muchas veces mucho más reconfortantes, más seguras? ¿Podría ser la razón, por la cual a veces huyo? - Huir - para esconderme en el enorme bosque de Marta..."Las muchas cosas" Para después tomar consuelo y comodidad en el desorden, y acurrucarme a mí misma como en una manta de seguridad. Porque de esta manera, si estoy preocupada y ansiosa por muchas cosas, no tendré que enfrentarme con la única cosa necesaria: estar cara a cara con el Dios que amo y quien me ama más que nadie.




Escrito originalmente en Ingles. (Nancy Shuman)
Agosto 12 del 2017

Hacia la Verdadera Virtud


Cuando nuestro Señor desea unir un alma muy cerca de Él, Él la hace pasar por muchas pruebas. Pero si esta alma se entrega sin reserva en sus manos, Él arreglara todo para su mayor bien, según las palabras de San Pablo: "Todas las cosas cooperan para bien de los que aman a Dios". (Romanos 8:28) La gloria de Dios exige que esperemos en Él en circunstancias difíciles. Esperar en Dios, y descansar en su seno cuando las cosas van bien, no es una virtud sublime y da poca gloria a Aquel que desea ser servido por la fe y contra toda esperanza humana. Empero, siempre manteniéndose convencida de que Dios nunca nos abandonará a pesar de las dificultades que nos parecen insuperables. Y que Su sabiduría, Su amor y Su poder sabrán encontrar un camino, a lo que es verdadera virtud.

Cuando Dios nos descubre el abismo de nuestra miseria, se necesita toda la fuerza del Espíritu Santo, toda nuestra confianza en el amor de nuestro Padre Celestial, toda nuestra fe en la sangre de Jesucristo para no ser aplastada por el peso de nuestra debilidad, y aún así, lo que glorifica a Dios, es cuando en pleno conocimiento de nuestra miseria, persistimos esperanzados en Su amor.

Nunca habrá paz para ti, excepto en el completo abandono de ti mismo en las manos de tu Padre Celestial. Siempre será necesario regresar a este aspecto, porque nuestro Señor requiere de ti este testimonio de Su confianza y amor. Cada vez que te sientas turbado y desconfiado, debes tratar en el silencio por medio de la oración y  la unión con Jesús, llevar tu voluntad a la sumisión absoluta de el completo abandono de ti mismo; de tu futuro y de todo en las manos de Dios. Habiendo dejado todo para Dios, no debes esperar ni felicidad ni satisfacción hasta que estés con Él para siempre. El Dios bueno te da tantas muestras de ternura y atención Paternal, que tú debes responder por completo abandono. Nada honra a Dios tanto como esta entrega de uno mismo en Sus Manos.




Beato Columba Marmion 
Agosto 8 del 2017

Sabéis que puedes contar conmigo


Estoy aquí - realmente presente - a tu disposición a cualquier hora del día o de la noche. Te espero. Quiero escuchar las preocupaciones que llevas como una carga pesada. Entrégalas todas a Mí. Confía en Mí y yo actuaré. Ya te he dicho esto antes: para mí nada es insignificante. Ningún detalle de tu vida es demasiado pequeño y ningún pecado tuyo, demasiado vergonzoso para ser traído a Mí, y ser abandonado a Mis pies. Incluso mis santos actuaron así. Ellos estaban seguros de que al confiar cualquier dificultad a Mi Corazón, encontrarían allí la mejor solución posible. Dime que confías en mi amor misericordioso, dejando ir las cosas que te pesan y te oprimen. Yo soy el Señor de todas las cosas en el cielo y en la tierra, y para Mí nada es imposible.



(Libro: In Sinu Jesu) 
 Agosto 7 del 2017









Ven y Ocúltate en Mí


Ven y Ocúltate en Mí

Soy un Dios oculto
y aquellos a quienes llamo para adorarme
deben esconderse en Mí,
ocultándose de los ojos del mundo,
y ocultos incluso de ellos mismos,
teniendo una mirada pura fija en mí solamente.
Del mismo modo, como mi pura mirada filial se fija en mi Padre en el cielo.

Aprende lo que significa estar escondido:
es estar libre de preocupaciones consigo mismo,
con las opiniones de los demás,
y con lo que el mundo pueda decir
de ti o de mí.
es vivir solo para mí,
así como yo vivo para el Padre.

Ocúltate en mí,
como estoy escondido en la gloria de mi Padre.
Ocúltate en mí,
como estoy escondido en la nube brillante del Espíritu Santo.
Ocúltate en mí,
como estoy escondido en las especies sagradas.
Ocúltate en mi corazón,
como estoy escondido en los tabernáculos del mundo,
desconocido y olvidado por los hombres.

Te llamo a esta vida oculta,
porque yo soy el Dios oculto
y porque mi vida eucarística en medio de ti es una vida oculta.

Aquellos que serían mis adoradores
deberán consentir vivir en mi tabernáculo escondidos conmigo
y al mismo tiempo,
amar como yo amo.
Amar al Padre como yo le amo,
amando las almas como yo las amo,
sufriendo frialdad, rechazo, malentendido
y abandono;
conmigo y para mí.

Entender estas cosas
y habrás comenzado a comprender la vida eucarística
a la que te llamo más y más.
Apartado de esas almas
a quien llamo a esta vida de adoración,
tal ocultación parecerá insensato e inhumano,
pero actuará como una levadura sobre toda la masa,
hasta elevarse y convertirse en un pan perfecto para Mi oblación.
Es una chispa de luz que se mantiene encendida
por un mundo sumido en la oscuridad.
Es una gota de dulzura divina,
en un mar de amargura y miseria.
Es una presencia de Amor,
en un mundo del cual el amor está ausente.

Ama esconderte conmigo
y escóndete en Mí.
Retírate de todo lo que solicita tu atención,
tu energía y tu tiempo.
En el secreto de Mi Rostro Eucarístico,
allí te mostraré,
la mejor manera de hacer las cosas que te pido que hagas.
Allí te daré una paz
que nadie te perturbará ni te quitará.
Allí te usaré
para la santificación de Mis sacerdotes
y para el consuelo de Mi Iglesia.

¿Quieres esto?
Sí, Señor Jesús,
por ser Tú quien me pides esto.
Acepto con todo mi corazón
y quiero todo lo que Tú quieres para Mí.

¿Aceptas estar separado de aquellos a quienes amas,
de los que te conocen
y de aquellos que te aman
a fin de perder todo salvo a mí y mi amor?

Sí, Señor Jesús,
yo acepto perder todo excepto a ti.
Porque al poseerte a ti,
no perderé nada,
y en amarte a ti,
yo seré amado por Ti,
y en ese Amor encontraré la felicidad perfecta
y la gracia de amar a los demás
como me has amado.

¿Aceptas desaparecer de los ojos del mundo?
y vivir escondido en mí,
como yo estoy escondido en Mis tabernáculos?

Sí, Señor Jesús,
acepto la vida eucarística escondida
a la cual Tú me llamas
y no deseo nada más.

Sabed entonces que hoy
acepto tu "Sí" a Mis planes para ti.
Porque has dado tu consentimiento a Mí,
te doy mi consentimiento.
Vivirás ahora como mi adorador
escondido en Mí,
escondido conmigo.
No busques otro modo de vida.
Tu vida está ahora oculta conmigo
en el sacramento de mi amor
y en la gloria del Padre.
Te prometo alegría en el secreto de Mi Rostro
y una dulzura interminable
que es el sabor del Maná Oculto.
Una dulzura no de este mundo,
sino de la siguiente.
Una dulzura que doy como un anticipo del cielo
a los que beben el cáliz amargo
de mis soledades eucarísticas en la tierra.

Esta es la perfección de la vida a la que os he llamado.
El tiempo es corto.
Entra en la vida que te he preparado.
Deja ir todo lo demás.
Nuestra vida es una:
tu vida en Mí, y Mi vida en ti,
en un misterio ocultamente
que glorifica a mi Padre,
y edifica a mi Iglesia.




Esta reflexión proviene de: Dom Kirby Blog: Vultus Christi. En Particular, esta publicación es reciente de: In Sinu Jesu  (Libro en Inglés) 

(01 de Agosto del 2017)