Ora et Labora


Nuestra oración no se debe entender solamente como un aumento en el número de oraciones. Sino más bien, debe llevarnos a una actitud continua de un anhelo y deseo de Dios. Nuestro día debe ser transformado en una vida de oración. 


No siempre necesitamos estar de rodillas para orar. Podemos orar cuando estamos horneando o barriendo. (Santa Jane Frances de Chantal)

"El hombre no solo vive de su trabajo, pero también de la oración que sale del deseo de su corazón."




(4 de Julio del 2017)









9 comentarios :

cristina dijo...

Ciertas palabras...la oración que nace del corazón en silencio se acerca a Dios no importando lo que estemos laborando ...nada le falta , solo Dios basta
Fuerte abrazo

María dijo...


Hola querida Cristina. Me ha gustado mucho tu comentario.

Muchas gracias. Dios te bendiga.

Marian dijo...

Es cierto María. Orar la vida, es continuación, consecuencia de nuestra oración, que ha transformado nuestro corazón, nuestra vida.

¡La S. Virgen en Sus apariciones, pide que oremos con el corazón.

Un fuerte abrazo amiga.

Unidas en la oración.

María dijo...


Sí querida Marian. Es un llamado urgente. Orar, orar, orar.

Gracias. Un fuerte abrazo también a ti.

Roselia Bezerra dijo...

Olá, querida!
Acabei de chegar de um retiro beneditino com muito silêncio e oração.
Seja feliz e abençoada!
Bjm de paz e bem

María dijo...


Roselia Olá, estou feliz por sua saudação. Deus te abençoe. Unidos em oração.

FLOR DEL SILENCIO dijo...

"El hombre no solo vive de su trabajo, pero también de la oración que sale del deseo de su corazón." Esto lo dice todo muchas, gracias.

Rayén dijo...

"El hombre no solo vive de su trabajo, pero también de la oración que sale del deseo de su corazón."

Todo no solo puede ser trabajar para vivir, sin detenerse a contemplar las maravillas de Dios.
Abrazos.

María dijo...

Gracias Rayén. Dios te bendiga.