Ponme como un Sello sobre tu Corazón


La Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús nos enseña, que Jesús nos ama a cada uno con un amor infinito y especial. Con un amor que nace de su corazón Humano y Divino. Jesús nos ama como verdadero Hermano nuestro, verdadero Hombre, y como verdadero Dios. 

Vivamos el amor infinito de Dios por cada uno de nosotros. Y comprendamos, que lo que espera el Señor de nosotros, es que le AMEMOS también.


"Para Salvar al hombre, Dios quiso darle un Corazón Nuevo. Fiel a su Voluntad de Amor. Este Corazón es el Corazón de Cristo." (San Pablo Magno)




(23 de Junio del 2017)




5 comentarios :

FLOR DEL SILENCIO dijo...

Del Corazón de Jesús brota un torrente de gracia que sana y purifica, reconcilia, libera y dignifica a sus discípulos. Muchas, gracias, por su acogida.

cristina dijo...

Difícil ser merecedora de ser digna de recibir tan Divina presencia ....
Pero sí, me entrego bajo sus amparo para que con su gran Amor me proteja siempre y perdone mi falta....
Abrazo querida hermana

María dijo...

Así mismo hermana Flor, así mismo. Gracias un abrazo.


Lo que nuestro Señor quiere querida Cristina, es precisamente que vengamos a él. Que confiemos en él, en su gran amor. No dudes en recostar tu cabeza en su pecho. Un abrazo.Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. (Mateo 11:28)

Felicitas dijo...

No vine a por los justos ( o los que se creen justos, porque ¿quién es justo ante Dios sino solo Jesucristo y María por gracia? - sino a por los pecadores. ¡Cómo me conforta esta Palabra del Señor, surgida de su gran Corazón Sagrado, lleno de Amor Divino y humano por todos y cada uno de nosotros.
En estos tiempos turbulentos, hagámosle compañía en Gethsemani, en donde sintió todo el inmenso peso de nuestros pecados, como si fueran Suyos y por eso sudó Sangre en medio de una grandísima angustia.
Un abrazo, María

María dijo...

Gracias Felicitas. Que bueno que viene por nosotros pecadores, sino yo estaría perdida. Me gusta lo que has dicho de acompañarle en Gethsemaní. Hace poco me sugería esto un sacerdote en la confesión. Un abrazo hermana.