Para Enfrentar el Mundo



A veces quisiera esconderme en un rincón tranquilo, lejos de las angustias políticas, de la confusión moral, de las celebraciones de pecado y de la participación en un mundo enloquecido. A veces simplemente quiero cerrar las persianas de mis ventanas y rejillas.


Pero Nuestro Señor no me ha llamado a vivir dentro de un encierro físico. Dentro de mi objetivo, para vivir como un corazón de clausura, el "símbolo" es una "rejilla..." no una pared de ladrillo.

“El nombre del SEÑOR es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo.”
(Proverbios 18:10)

¿Y de qué esta hecha mi torre fuerte? No de cantería. Eso sería demasiado frágil. Las piedras están sujetas al desmoronamiento. Mientras que el Nombre del Señor no lo es.

No he sido llamada a huir del mundo. Soy llamada a enfrentarlo día tras día, pero no tengo que hacerlo sin ayuda. Soy llamada a relacionarme con el mundo a través de la voluntad de Dios. Puedo orar por el mundo, y hacer frente a cada situación y a cada persona que encuentro, e incluso escucharles a través de la "rejilla" de la voluntad de Dios. Y siempre que esto me resulte difícil, se que puedo correr hacia Nuestro Señor y permanecer en Él.

De modo que mientras me aferro a Jesús, Él me dará todo lo que necesito para enfrentarme al mundo.

“Somos afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos;…”  (2 Corintios 4:8) 

“Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
con cánticos de liberación me rodearás” (Salmo 32:7)



Tomado de: Reconciliándose con usted y la teología que son un verbo (Escrito original en Inglés)

(21 de Junio del 2017)


2 comentarios :

FLOR DEL SILENCIO dijo...

“Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Gracias.

Rosa Tequendama dijo...


"El Señor es mi pastor, nada me puede faltar".

Nada podemos solos, sabemos que Él esta a nuestro lado.

Un abrazo.

Rosa