La humildad delante de Dios, nos ayuda a la confianza


Cuando Teresita anduvo por medio de oscuridades espirituales, que no la permitían saber donde se encontraba, si adelantaba o retrocedía, caminaba con la misma seguridad que si se viese conducida entre claridades divinas... En este estado de confianza plena en Dios el alma no necesita ver ni sentir nada para tener la más absoluta certeza de que va bien, sabiendo que va en los brazos de Dios.

"Oh Jesús, llenarías un alma aún más débil que la mía, con mayores gracias, siempre que tal alma se abandone con absoluta confianza a Tu infinita misericordia".



Santa Teresita de Liseux



(19 de Junio del 2017)


3 comentarios :

FLOR DEL SILENCIO dijo...

buenos días, es una gran santa, su sencillez y humildad fue lo que enamoro a Jesús. El secreto del amor reside siempre en un despojamiento total de nosotros mismos y una humildad radical. Gracias.

Felicitas dijo...

Claro porque en ese estado el alma ya no vive de lo que siente, sino de lo que sabe por la fe con cuya certeza afronta animosa todas las dificultades y dolores de la vida.
Quiero abandonarme del todo con absoluta confianza en el Señor misericordioso que nos salva.
¡Teresita, qué pequeña más grande que eres!
Un abrazo, María

María dijo...

Gracias hermana (Flor) El secreto del amor reside siempre en un despojamiento total de nosotros mismos y una humildad radical. Dios me de la gracia de lograrlo!. Gracias

Pues yo no creo que haya sido tan fácil Felicitas. Teresita sufrió mucho, interior y exteriormente. Pero fue su confianza en el amor incondicional del Padre, lo que le llevo también a abandonarse. Gracias