Adorar es...


Adorar es…
Perderse en lo insondable,
hundirse en lo inagotable,
pacificarse en lo incorruptible,
absorberse en la inmensidad definida,
ofrecerse al Fuego y a la Transparencia,
aniquilarse consciente y voluntariamente
a medida que se tiene conciencia de uno mismo,
darse a fondo a aquello que no tiene fondo.
¿A quién adorar?...

A Cristo resucitado a quien se ama y se encuentra vivo en la Eucaristía.




*Teilhard de Chardin
(15 de Junio del 2017)

3 comentarios :

FLOR DEL SILENCIO dijo...

La Eucaristía debe ser el centro de nuestra vida. Gracias.

Rosa Tequendama dijo...

Que bella oración, me permito copiarla y transmitirla.
Rosa

Marian dijo...

Quien se acerca a Jesucristo, lo come y se lo mete dentro de sus propias entrañas, por fuerza arde, se abrasa, se consume, y se convierte en incendiador como el mismo Jesucristo.

¡Gracias María! Precioso!!

Un fuerte abrazo.