Preocúpate más por un grano de Fe, que una tonelada de Emoción


Nuestra relación con Dios, debe ser menos apoyada en lo sensible, en lo que yo comprendo con mi razón. Porque mi razón humana es limitada. Nuestra imagen de Dios, es muchas veces basada en nosotros mismos. En nuestros pensamientos y nuestros sentidos. En lo que yo creo y me apego a creer. En mis imperfecciones. Todo esto tiene que ser purificado por medio de nuestras noches oscuras. En nuestras sequedades y en el sentirnos muchas veces abandonados, cuando creemos que Cristo se ha ido y nos inundamos de tristeza...


"Una tristeza necesaria, que nos ayudara a vaciarnos de nosotros mismos para ser llenados de algo mucho mejor."  Estas tristezas, o noches oscuras, permitirán dejarnos fundir por el fuego del Espíritu Santo, mediante la trasformación de nuestros corazones. "Noches que tendrán que permitir a Jesús muchas veces marcharse; porque solo de esta forma podremos dar el paso a una fe y unión mucho más profunda." Una fe basada en un amor Espiritual, un amor puro con Él. A una unión basada en la acción del Espíritu Santo, una unión que es un misterio, un misterio de amor.


"Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito." 
(Juan 16: 5-7)



(23 de Mayo del 2017)











6 comentarios :

camino dijo...

Dios enriquece al alma que se despoja de todo. Gracias, un abrazo .

cristina dijo...

Un grano de fe..." que gran verdad...cuán lejos me siento querida hermana de su generoso donar en la Santa Eucaristía, tan lejos de ser merecedora de algo tan limpio y puro como es la entrega de su corazón a Dios intercediendo. Ante los ojos de Dios, mi alma se recoge por sentirse tan lejana de su Divina Presencia, esa pureza nívea que mi corazón y alma deben tener ante sus ojos, pero, aún así, ese vacío que me invade lleno de temores que obscurecen mi pasar, pido desde lo más profundo de mi alma, donde pueda quedar algo de luz, no me abandone su Santa Misericordia y me acojo a Él pidiendo perdón por mis faltas y debilidades suplicando su Santa Protección en estos momentos que tanto lo necesito para mi hermana y para mi ¡ Señor de la Misericordia solo pido te acuerdes de mi !

María dijo...


Merecedora eres Cristina! Y déjame decirte, que en los momentos de más oscuridad y sufrimiento, Jesús, se encuentra más presente; porque se une a tu pasión, a su pasión. La Santísima Trinidad esta contigo querida Cristina.

Sigo orando por ti y tus necesidades. Un fuerte abrazo!

camino dijo...

Gracias, que Dios la bendiga.

Marian dijo...

Cuantos vacíos, mas pobres, más probados...El, el Señor, nuestro Rey,
más cerca está de nosotros...Un corazón quebrantado y humillado Tú Dios mio,
lo lo abandonas, no desprecias...

¡Gracias María, amiga!

Unidas en el Señor.Un abrazo.

Felicitas dijo...

Hemos de pasar por tribulaciones, lo dice el Apóstol, para poder entrar en el cielo prometido. Somos pecadores, tal y como estamos, no podríamos... Más su Gracia, su Santo Espíritu son poderosos, todo lo pueden y ante un corazón humillado y doliente, Dios siempre acude, aunque no lo veamos inmediatamente.

Hemos de ser purificados, iluminados, divinizados. No hay otro camino.
Oremos pues unos por otros, con confianza y esperanza, que nos espera una vida eterna, llena de alegría y amor.

Un abrazo, linda