“Orar es tratar de amistad con Dios”


"Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.(...) Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos."        (Juan: 15:12,15)

Nuestro acceso a Dios se hace primero, a través de nuestra propia humanidad, que implica también la humanidad de los demás, de nuestro prójimo. Después a través de la Humanidad de Jesucristo, como acceso inmediato al Padre, en comunión con el Espíritu Santo.

Para que vivamos la amistad con Dios y para que pueda fluir hacia los demás, es necesario cultivarla en el silencio, en nuestro encuentro personal en la oración. Luego cuidarla con nuestro respeto, amor, solidaridad, tiempo; escucha y sobre todo con: "determinada determinación."



“Hacer oración es tratar muchas veces, con AQUEL que sabemos nos AMA”

(Santa Teresa de Jesús)





(Mayo 19 del 2017)






3 comentarios :

camino dijo...

Cuanto más absorto está un hombre en la oración, menos conciencia tiene de que ora..., porque permanece oculto a su propia mirada. Gracias, un grande abrazo.

Felicitas dijo...

Precioso lo que hoy nos propones, María y precioso el comentario de Camino. ¿que puedo añadir? Vivir con el Señor es vivir inmersos en el Amor Divino, aprendiendo cada dia a ahondar un poquito más en esa realidad misteriosa de ser hijos en el Hijo de un Padre tan grande.
Un abrazo, linda

Marian dijo...

Orar es un encuentro con el dueño de mi alma, de mi vida.
Deseo ardientemente este encuentro...

¡Gracias María!

Un abrazo muy fuerte.