Si yo no tengo Amor nada soy Señor...


¿Qué te aprovecha disputar altas cosas de la Trinidad, si careces de humildad, por donde desagradas a la Trinidad? Por cierto, las palabras subidas no hacen santo ni justo; mas la virtuosa vida hace al hombre amable a Dios. Más deseo sentir la contrición que saber definirla.” Si supieras toda la Biblia a la letra, y las sentencias de todos los filósofos, ¿qué te aprovecharía todo, sin caridad y gracia de Dios? Vanidad de vanidades, y todo es vanidad, sino amar y servir solamente a Dios.


Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy. (1Corintios 13:2)




Tomás de Kempis (Libro I – Cap. 1)
17 de Febrero del 2017




7 comentarios :

Roselia Bezerra dijo...

Bom Tarde, querida Maria
Como é bom passar por aqui! Fico com a alma rejuvenescida em Deus!
Estou me fazendo a pergunta proposta em sua postagem... reflito e pergunto-me como fez S. Terezinha do Menino Jesus: - senhor, Tu estás satisfeito comigo?
Bjm muito fraterno

Maria dijo...

Minha querida irmã em Cristo, sua pergunta é muito válido para o nosso Senhor, e deve ser ele quem vai resposta em seu coração.

Obrigado por sua visita agradável. ♥

Felicitas dijo...

es cierto, María, debemos hacer como Santa Teresa de Jesús que nunca hablaba de nada que no hubiera vivido antes. El nuevo Mandamiento de amarnos unos a los otros como Él nos ha amado ( y nos ama ) vierte la Luz adecuada para no perderse en divagaciones que surgen del propio orgullo. Gracias por este toque suave y certero.
Un abrazo fraterno.

Maria dijo...


Gracias querida Felicitas. Felíz fin de semana! :)

Marian dijo...

¡Que cierto querida amiga ! Solo el amor!!

Al atardecer de la vida, te examinarán del amor.!!

Yo lo tengo muy presente en mi vida.

¡Gracias María !

¡Feliz y Bendecido día del Señor.!
Un abrazo muy fuerte.!!

ven dijo...

Gracias, mil gracias, Amad y haced lo que queréis, porque quien posee el amor todo lo posee. Gracias, un fuerte abrazo fraterno y muy unidas en oración.

Rosa Tequendama dijo...


Hace algunos años un sacerdote amigo me dijo una frase que nunca olvido.

"He conocido grandes teólogos, que resultaron pésimos cristianos".

El amor y la humildad resulta agradable a Nuestro Señor.

Un abrazo.