"Incluso cuando no tengo nada que ofrecerle...aún asi yo le daría este nada."


Madre mía, me pides ser tu Apóstol...me pides ayuda para salvar almas y a sacrificarme. Me llamás a ser santa. Mas yo veo mi flaqueza, mis limitaciones humanas, mis pecados y toda mi impureza. Veo mi pobre oración y mis pobres e insignificantes sacrificios… Mas tú quieres Madre, que en el proceso de mi entrega hacia los demás, mi corazón sea también sanado. Y veo Madre, que no quieres que pierda más el tiempo en "humildad" inútil...

Quiero ayudarte. Quiero decir que sí, como tú Madre mía. Ysin embargo, mi sí no es como el tuyo. Mi sí es como un cantaro lleno de grietas y semivacío. Pero tú, la siempre Virgen María, tomas mi cantaro y lo presentas a Cristo. Luego me muestras una vez más tu maternal amor e intercedes por mi...


Y como en las bodas de Caná, le pides a Jesús, llene mi cantaro vacío y lo repare. Pides la gracia necesaria para mí, y me la traés entre tus manos inmaculadas. Jesús sonríe, y por supuesto no se sorprende de nada. *¡Él lo sabe todo.! Jesús, sabe que aunque mi amor es imperfecto, yo no tengo a donde más ir. Pues sólo él tiene palabras de vida Eterna…*

"Jesús también sabe, que Incluso cuando no tengo nada que ofrecerle...aún asi yo le daría este nada." Pero además, Jesús conoce tu ternura y gran amor. Sabe que siendo yo tu hija, tú nunca me abandonarás...


La paz regresa a mi alma. Y lo hace, en una manera de determinación. “Determinación a mantenerme en una fe concreta.” Determinación a continuar caminando a tú lado en este valle de lágrimas. ¡A ti suspiro gimiendo y llorando Madre mía! pues yo soy también la hija desterrada de Eva. Muestrame Madre tu Mirada misericordiosa. ¡Ydespués de mi destierro, después de ser algún día "digna;" muéstrame a Jesús, fruto Bendito de tu vientre!

¡No me abandones nunca Madre mía! Y alcánzame siempre, las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Amén.


Febrero 23 del 2017

No hay comentarios. :