Orar como un pez...


“Cuanto más oramos, más deseamos orar. Y como un pez que al principio nada sobre la superficie del agua y luego se hunde, pero siempre va más adentro; así el alma se sumergé. Se sumergé y se pierde en la dulzura de conversar con Dios.”




(San Juan María Vianney) †


27 de Enero del 2017


8 comentarios :

Felicitas dijo...

Precioso, un santazo como él realmente debió vivir su consejo en toda su intensidad. Por eso su ministerio fue tan fecundo. Ojalá lo logremos nosotros también, en nuestras vidas, con la ayuda de Dios.
Un abrazo, María

PEPE LASALA dijo...

Qué bonito. Gracias por evangelizar.

Maria dijo...

Ojalá que sí Felicitas! Perseverancia,perseverancia y la ayuda de Dios como tú lo has dicho...

Un fuerte abrazo.

Maria dijo...

Gracias a ti Pepe. Gracias por visitar y por tu atención.


¡Dios te bendiga!

Roselia Bezerra dijo...

Boa Tarde, querida Maria!
Tão bom passar por aqui e enternecer meu coração com as doçuras e delicadezas de Deus!
Quanto mais nos submergimos, mais ficamos serenos...
Bjm muito fraterno

Maria dijo...

Boa tarde Roselia. Vamos submergimos para encontrar o amado!

Santo fim de semana.

ven dijo...

Cuanto más absorto está un hombre en la oración, menos conciencia tiene de que ora..., porque permanece oculto a su propia mirada. Gracias, hermoso mensaje, que el Señor nos enseñe a gustar de la oración, y seamos realmente almas de oración, un fuerte abrazo fraterno y unidas en oración.

Marian dijo...

Toda oración, de suyo, es ejercicio de amor a Dios y trato de amor con Dios presente,
porque ya se le ama y porque se le desea amar más.

¡Bello María!

Un fuerte abrazo. ¡Feliz día del Señor.!