En la entrega de mí misma por la unión con Dios...


"Tendré siempre mi alma, entreabierta, para las almas que quieran confiarse a la mía; pero no la abriré plenamente.
Guardaré siempre lo más intimo de ella para Dios solo. Acogeré a todos con cariño. No obstante, me proporcionaré momentos de recogimiento lo más prolongados que sean posibles.
NO quiero ser una parlanchina espiritual, y salvo en los casos en que la caridad me lo impogna como un deber, quiero conservar el gran silencio del alma, la soledad. Que nada se disperse, ni aun el alma.
Reservaré para Dios las profundidades de mi alma y daré a los demás, serenidad, amabilidad, bondad, palabras u obras útiles. Y en esta entrega de mí misma a los demás, me separaré de Dios lo menos posible."



(Elisabeth Leseur) †




Pintura: Carl Holsoe (1863-1935)
30 de Enero del 2017

7 comentarios :

Roselia Bezerra dijo...

Boa Tarde, querida Maria!
Sinto um chamado a transformar meu lar num eremitério e meu coração numa clausura...
Seu post me pontua o discernimento que faço...
Poco falar e acolher o Senhor como Maria Santíssima...
Bjm muito fraterno

Maria dijo...

Boa Tarde, querida Roselia! Muito obrigado por compartilhar sua descoberta de Deus comigo.

Um grande abraço em Cristo através Maria santíssima. ♥

Marian dijo...

Reservaré para Dios las profundidades de mi alma, y desde aquí, amaré, me entregaré a todos por amor...Sin perder Su PRESENCIA.!!

¡Muy hermoso María ! Dios te bendiga hermana !

Un fuerte abrazo.

Maria dijo...

Gracias Marian. Dios te bendiga a ti también. ♥

ven dijo...

Muchas, gracias, por este compartir, intentare hacerlo vida en mi, El único criterio auténtico de nuestra intimidad con Cristo es el deseo siempre mayor que tenemos de buscarlo. Cuanto más aumenta en nosotros el deseo de Dios, más nos enraizamos en él. Gracias, un fuerte abrazo fraterno y muy unidas en oración.

Maria dijo...

Gracias a ti hermana. Y en caso de que no conozca a Elisabeth Leseur, le doy un poco de su historia. Ella era una mujer Fracés, casada y mística. El esposo era ateo y anti-clerico. Elisabeth muere a la edad de 35 años de un cancér de seno y al morir ella, su esposo encuentra su diario. Su esposo queda tan conmovido y tan impresionado, que se convierte a la fe catolica y se hace Sacerdote. Su causa de beatificación comenzo en el año 1934 y es llamada: Sierva de Dios.

Lamentablemete, su diario se encuentra solo en Inglés y Francés. Su vida y sobre todo su alma plasmada en sus escritos es hermosa!

Un abrazo en Cristo hermana.

ven dijo...

Gracias, por tu enseñanzas la estuve buscando y es verdad todo esta en Inglés y francés, es una verdadera riqueza, como me gustaría leerlo, gracias por tenerme en tus oraciones ayer día de la vida consagrada, sigo encomendándome a tus oraciones, El alma que anda en amor, ni cansa, ni se cansa. Un fuerte abrazo fraterno muy unidas en oración.