Día y Noche Absorto en Ti...







"La Fe nos dice que nuestro corazón es un Santuario, porque es el Templo de Dios, el lugar de residencia de la Santísima Trinidad, visitemos a menudo este Santuario y veamos que las lámparas están encendidas, es decir, Fe, Esperanza y la Caridad. Y frecuentemente alzamos nuestra fe cuando estamos estudiando, trabajando o comiendo, cuando nos vamos a la cama, y cuando nos levantamos, o cuando tenemos suspiros hacia Dios. "




(San Pablo de la Cruz) †





Enero, 14 del 2017

10 comentarios :

ven dijo...

Gracias, que importante es entrar en nosotros mismo para encontrarnos con aquel que nos habita. La fe cristiana es, fe en el Amor pleno, en su poder eficaz, en su capacidad de transformar el mundo e iluminar el tiempo. Gracias, un gran abrazo fraterno muy unidas en oración.

Maria dijo...

Gracias a usted Hermana.¡Oremos!

Marian dijo...

¡Que maravilla María, cuando pienso que estoy habitada
por la Santísima Trinidad.¡No le dejemos solo en nuestro
interior!.¡Ayúdanos Amor de nuestras vidas !

¡Feliz y Bendecido fin de semana !

Un fuerte abrazo.!!

Maria dijo...

¡Querida Marian, qué alegría tenerte por aquí de nuevo!

Muy unidas querida hermana. Dios te bendiga y fin de Semana en la paz que sólo Cristo da.

ven dijo...

“Cuando un alma ama sinceramente a Dios, no debe temer nada en su vida espiritual. Que se someta a la influencia de la gracia y que no ponga límites a la unión con el Señor.” Gracias, por su sencillez y palabras, Dios la bendiga, un abrazo fraterno.

Maria dijo...

Gracias a usted por la frase!

Abrazo a tusted también.

Felicitas dijo...

¡hermoso! ¡Amén! Así sea. Ser habitados por Dios es algo tan, tan grande que si he de ser sincera, no me hago a la idea, aunque lo creo de corazón. Un abrazo, linda

Maria dijo...

Te entiendo Felicitas...Para mí la parte más "difícil" ha sido el dejarme amar por Dios tal cual soy.

Gracias y abrazo a ti también.

Felicitas dijo...

Tienes razón, a mí también me ha costado muchos años aceptarme como Dios me acepta, con tannnntas miserias y limitaciones. Hay que dejarse y aprender a se humilde como Él. Con su Gracia, podemos. Un abrazo, linda

Maria dijo...

Gracias Felicitas! Unidas en Oración.