¡Viva Cristo Rey!



¡Oh Jesús! Te reconozco por Rey Universal

Todo cuanto ha sido hecho Tú lo has creado

Ejerce sobre mí todos tus derechos

Renuevo las promesas de mi bautismo, 

renunciado a Satanás, a sus seducciones y a sus obras; 

y prometo vivir como buen cristiano

Muy especialmente me comprometo a procurar, según mis medios, 

el triunfo de los derechos de Dios y de tu Iglesia

Divino Corazón de Jesús, te ofrezco mis pobres obras 

para conseguir que todos los corazones reconozcan tu sagrada realeza

y para que así se establezca en todo el mundo el Reino de tu Paz. Amén.