Nuestro cuerpo, morada de la Santísima Trinidad...


"Nuestro Hermano el Cuerpo es nuestra celda, y nuestra alma es el ermitaño viviendo en el interior de la celda, para orar a Dios y meditar en él" 






(San Francisco de Asís)