María modelo de Adviento...


"Santa María del Adviento, modelo de vigilancia, preparación y acogida del Señor."

"Es necesario entender que toda nuestra vida debe ser un adviento", una espera vigilante de la venida final de Cristo. Para predisponer nuestra mente a acoger al Señor que, como decimos en el Credo, un día vendrá a juzgar a los vivos ya los muertos, debemos aprender a reconocerlo como presente en los acontecimientos de la vida cotidiana. Por lo tanto, el Adviento es, por así decirlo, un intenso entrenamiento que nos dirige decididamente hacia Aquel que ya vino, El que vendrá, y El que viene continuamente.




¡Felíz y Santo Adviento!




(Juan Pablo II)
(Noviembre, 27 del 2016)

9 comentarios :

Marian dijo...

¡Que bonito ha quedado tu blog María.! Precioso.!

Preparemos nuestro corazón a Ese Niño Dios que viene
que nace por Amor... Esperemos con nuestra Madre. Sintiendo y
contemplado con ELLA...¡Preparemos nuestras vidas!
Nuestro corazón...

¡FELIZ Y SANTO ADVIENTO MARÍA.!

Un abrazo fuerte.!!Dios y la S. Virgen te bendigan siempre.

Maria dijo...

Gracias mi hermana, mi amiga...

Así sea! Preparemonos querida!

Ricardo Guillermo Rosano dijo...

María, hermana y Madre, discípula y amiga, nos ampare con su ternura en estos pasos a veces temerosos y vacilantes que solemos dar. Y que en este Adviento volvamos a decirle Sí a Aquel que llega a nuestras vidas siempre, cada día, a cada momento, Dios con nosotros.

Muchas Gracias

Paz y Bien

Maria dijo...

Gracias a ti Ricardo.

¡Dios te bendiga!

ven dijo...

Gracias, es verdad María es nuestro mejor modelo de entrega y espera ,que ellas nos lleve de sus manos y nos ayude a prepararnos para la llegada del amado gracias un fuerte abrazo fraterno, y ¡Feliz comienzo de adviento!

Maria dijo...

¡Felíz y Santo Adviento!

ven dijo...

Quien tiene esperanza vive de otra manera; se le ha dado una vida nueva , gracias, un gran abrazo fraterno y unidas en oración.

ven dijo...

La belleza es el esplendor de la verdad. Que maría nuestra madre, nos enseñe a vivir la belleza de la verdad, gracias, un fuerte abrazo fraterno.

Maria dijo...

¡Gracias por siempre hermana! Que María nos conduzca siempre de su mano.

Un abrazo!