"Fija tus ojos en Jesús únicamente."


Dicen que, bajo circunstancias normales, en los claustros no hay espejos. Para mí, esto tiene un gran sentido y me proporciona alimento rico para la meditación.

El claustro no es un lugar para el auto-enfoque. Por lo tanto, nuestros ojos han de parar, darse la vuelta de sí mismo y hacia Dios. Ese es el punto.

"Este es el objetivo de la religión, porque en esto consiste la perfección cristiana: morir a sí mismo tan perfectamente que podemos decir con el apóstol:" la vida que vivo no es mía; es Cristo quien vive en mí."



 (Gálatas 2:20)." (San Francisco de Sales)

4 comentarios :

Marian dijo...

Si María, morir de tal forma a nosotras mismas,
que ya no vivamos para nosotras, si no, solo para
Dios.( Mis ojos están vueltos hacia Ti solo Dios mio.)
Solo a Ti, deseo agradarte.¡Darte Gloria !

¡Gracias! Un abrazo en Cristo. !!!

Felicitas dijo...

precioso escrito y preciosa celda, la del hermano religioso. Un rinconcito para Dios, al que a diario acudir, y dejarse bañar en su Bondad y Amor. Un abrazo, Maria

ven dijo...

Sólo puedo decir, GRACIAS, sólo en ÉL ha de estar nuestra mirada, El alma ansía soledad, silencio completo de criaturas, para atender sólo a eso tan oculto que parece que el Señor le da. Gracias, un fuerte abrazo.

Maria dijo...

Gracias Siempre por tu apoyo Marian querida.

Gracias Felicitas. Lindo día!

Gracias a usted hermana. Bendecido día!