En Sustancia Lo Mismo...


La vida cristiana no es nada más sino Cristo; La vida monástica no es nada más que Cristo. Los requisitos para el cristiano y para el monje son en sustancia los mismos; La diferencia radica sólo en el tipo particular de estrés que se les da. La Iglesia existe, de manera que las almas deben conllevar una vida de Cristo; El monasterio existe para el mismo propósito. Sea si es unión con Él en el mundo, o en el claustro. Es la unión que es el propósito del alma.




(Dom Hubert Van Zeller. El Yugo del Amor Divino, Año 1957, pág. 182)

6 comentarios :

Felicitas dijo...

estoy muy de acuerdo, querida amiga, en esencia la llamada de Dios es la misma para todos: aprender a vivir en Él, en armonía con Él, aprender el camino de gracia que Él nos propone y para el cual nos capacita, poco a poco, cada vez mejor. Lo auténtico es querer vivirlo en consonancia con su santa Voluntad, llegar al Fiat perfecto de María Inmaculada. Sea.
Un abrazo, hermana

Maria dijo...

Muchas gracias por tu comentario Felicitas. Me ayuda mucho...

Un abrazo para ti también.

ven dijo...

Es verdad sólo Dios ha de ser nuestra vida, El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente. Muchas, gracias, por su sencillez, Dios sea con usted.

Maria dijo...

Gracias por su comentario Hermana.

Unidas en la oración!

Marian dijo...

¡Que gran verdad María !
Vivamos siempre en el interior con nuestro Amado
de nuestra alma.Con la S. Trinidad que nos habita,
todo vividlo desde Su PRESENCIA AMOROSA. !!

¡Un abrazo,y Bendecido fin de semana.!

Maria dijo...

Gracias Marian. ¡Abrazo a ti también!