Cuando trata de Oración, tengo que sonar mis propias campanas...



Una campana en un monasterio, es irónicamente consistente sobre una cosa en particular. Es siempre para hacer cambios. Es hora de detener una actividad y comenzar otra. Las secciones de un día monástico son pronunciadas por las campanas.

- ¿Qué "campanas" me llaman de manera regular en mi vida? ¿Una alarma de despertador? ¿Un bebé que llora? Los monjes y monjas, consideran la campana como la voz de Dios en sus vidas cotidianas. ¿Qué sucede si miro mis diversas "campanas" como un llamado de Dios a hacer su voluntad en cualquier momento? - ¿Utilizo alguna cosa en particular como recordatorio para orar durante el día?


(Texto) Tú y la Teología son un Verbo.




(Vídeo- Monasterio Benedictino en Chile)

11 comentarios :

ven dijo...

Hermoso compartir, gracias, las campanas son para nosotros la voz del amado que nos llama a esta aun más cerca de ÉL, Cuanto más absorto está un hombre en la oración, menos conciencia tiene de que ora..., porque permanece oculto a su propia mirada. Gracias, un gran abrazo fraterno.

Maria dijo...

Gracias siempre por su comentarios hermana.

¡Felíz fin de semana!

Marian dijo...

Los actos de amor, nos llevan a orar tambien la vida,viviendo en Su Presencia.!!
Toda nuestra vida se transforma en oración...Oramos la vida...

¡Gracias María ! Bendecido fin de semana.! !! Dios te bendiga.!!

Maria dijo...

Gracias Marian.

¡Bendecido fin de semana!

RECOMENZAR dijo...

me encanta el
haberte hallado abrazo

Maria dijo...

Recomenzar, gracias por visitar mi blog. ¡Bienvenida!

ven dijo...

Las gracias, siempre a Dios, por permitirme conocer personas tan llenas de Dios y de su amor, Gracias, por ser una de ellas, El amor tiene en su esencia algo del Dios que nos hizo; la amistad, algo del ángel que nos cuida, y la fe, algo del Cristo que nos salva. Gracias, un gran abrazo fraterno.

Maria dijo...

Mi muy querida hermana ven, gracias doy también yo, por todos ustedes. Sus palabras y el tenerles por este medio, me alienta muchísimo y me hace sentir sostenida en los brazos de Jesús y nuestra Madre Santísima.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. (2 corintios 13:14)

Felicitas dijo...

tambien tengo campanas en mi vida, es cierto...jeje, me parece un enfoque diferente y original, que me hace pensar y reflexionar. Gracias, hermana. Un abrazo cariñoso

Maria dijo...

¡Qué bueno mi amiga! Todos las tenemos, verdad? De una forma u otra.

Abrazo fraterno. :)

ven dijo...

Los amigos de Dios sabe descubrir en los otro ese Dios escondido que habita dentro de cada uno, gracias, por darme a conocer ese Dios escondido den usted, Dichoso quien no tiene más gozo y alegría que las palabras y obras del Señor. Gracias, un fuerte abrazo fraterno.