María modelo de Adviento...


"Santa María del Adviento, modelo de vigilancia, preparación y acogida del Señor."

"Es necesario entender que toda nuestra vida debe ser un adviento", una espera vigilante de la venida final de Cristo. Para predisponer nuestra mente a acoger al Señor que, como decimos en el Credo, un día vendrá a juzgar a los vivos ya los muertos, debemos aprender a reconocerlo como presente en los acontecimientos de la vida cotidiana. Por lo tanto, el Adviento es, por así decirlo, un intenso entrenamiento que nos dirige decididamente hacia Aquel que ya vino, El que vendrá, y El que viene continuamente.




¡Felíz y Santo Adviento!




(Juan Pablo II)
(Noviembre, 27 del 2016)

Marta, Marta, tú te inquietas y te agitas por muchas cosas...


Cualquiera que se haga un hábito en la oración debe pensar sólo en hacer todo para conformar su voluntad a la de Dios. Ten la seguridad de que en esta conformidad está la más alta perfección que podemos obtener, y aquellos que la practican con el mayor cuidado, serán favorecidos por el mayor don de Dios y harán el más rápido progreso en la vida interior. No te imagines que hay otros secretos. Todo nuestro bien consiste en esto.



--Santa Teresa de Ávila

¡Aclamemos al Señor en esta fiesta de María Virgen!


Ésta era una niña
con aire de flor,
agua más que el río,
fuego más que el sol.
Vivía en el templo
del rey Salomón,
oyendo en los salmos
ecos de otra voz. 

Quemaban su pecho,
con celeste ardor,
palabras magníficas,
silencio de Dios:
«¡Oh Padre que habitas
en alto esplendor,
envía el rocío
del Hijo de Dios!
¡Ábrase la tierra:
brote el Salvador! 

¡Lloved, rojas nubes,
al Dios de Jacob!
¡Floreced, collados,
al Justo, al Señor,
lucero del alba,
flor de la creación!»

Y al solio del Padre
subía su clamor,
cual nube de incienso
plegaria sin voz. Amén.
(Himno de Laudes)

"Dios podría habernos dado el Redentor de la raza humana y el Fundador de la Fe de otra manera en vez de hacerlo través de la Virgen, pero desde la Divina Providencia se ha complacido en que tengamos el Dios-Hombre a través de María, que lo concibió por el Santo Espíritu y le dio a luz en su vientre, sólo queda para nosotros recibir a Cristo de las manos de María ". (San Pío X)

¡Viva Cristo Rey!



¡Oh Jesús! Te reconozco por Rey Universal

Todo cuanto ha sido hecho Tú lo has creado

Ejerce sobre mí todos tus derechos

Renuevo las promesas de mi bautismo, 

renunciado a Satanás, a sus seducciones y a sus obras; 

y prometo vivir como buen cristiano

Muy especialmente me comprometo a procurar, según mis medios, 

el triunfo de los derechos de Dios y de tu Iglesia

Divino Corazón de Jesús, te ofrezco mis pobres obras 

para conseguir que todos los corazones reconozcan tu sagrada realeza

y para que así se establezca en todo el mundo el Reino de tu Paz. Amén.

¡Oh Divino Jesús!


"O Prisionero de Amor,

encierro a mi pobre corazón en este tabernáculo,

para que te adore sin cesar noche y día.

No padezco ningún obstáculo en esta adoración,

y aunque estoy físicamente distante,

mi corazón está siempre contigo.

Nada puede poner fin a mi amor por Ti.

No hay obstáculos para mí.

Oh Jesús mío, te consolaré por toda la ingratitud,

las blasfemias, la frialdad,

el odio de los malvados y los sacrilegios ".





Santa. Faustina Kowalska, Diario, # 80

"Fija tus ojos en Jesús únicamente."


Dicen que, bajo circunstancias normales, en los claustros no hay espejos. Para mí, esto tiene un gran sentido y me proporciona alimento rico para la meditación.

El claustro no es un lugar para el auto-enfoque. Por lo tanto, nuestros ojos han de parar, darse la vuelta de sí mismo y hacia Dios. Ese es el punto.

"Este es el objetivo de la religión, porque en esto consiste la perfección cristiana: morir a sí mismo tan perfectamente que podemos decir con el apóstol:" la vida que vivo no es mía; es Cristo quien vive
en mí. "


 (Gálatas 2:20)." (San Francisco de Sales)

¿Puedo ser yo una luz de Santuario?


¿Cuál es el trabajo de una lámpara en un Tabernáculo? Nunca dejar de lado a Nuestro Señor. Mantenerse firme y fiel, permaneciendo por Jesús en los buenos tiempos y en las dificultades. Nosotros, al igual que la lámpara podemos hacer lo que dice Mateo 5. Dejar que nuestros buenos actos atraigan a otros a alabar a Dios. Permanecer conscientes de Él, no importa en donde estemos o que estamos haciendo.
                                
¡Permanecer en la presencia de Cristo y dejar que el mundo entero nos vea brillar!

*Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. *(Mateo 5:14-16)





Parte de este artículo: Catholic Bloggers (Imagen: Internet)

Cuando trata de Oración, tengo que sonar mis propias campanas...



Una campana en un monasterio, es irónicamente consistente sobre una cosa en particular. Es siempre para hacer cambios. Es hora de detener una actividad y comenzar otra. Las secciones de un día monástico son pronunciadas por las campanas.

- ¿Qué "campanas" me llaman de manera regular en mi vida? ¿Una alarma de despertador? ¿Un bebé que llora? Los monjes y monjas, consideran la campana como la voz de Dios en sus vidas cotidianas. ¿Qué sucede si miro mis diversas "campanas" como un llamado de Dios a hacer su voluntad en cualquier momento? - ¿Utilizo alguna cosa en particular como recordatorio para orar durante el día?


(Texto) Tú y la Teología son un Verbo.




(Vídeo- Monasterio Benedictino en Chile)

Hacer la voluntad de Dios hasta la muerte, ese es el corazón interior de toda santidad...


"Algunas personas piensan que si se hallarán en otro lugar, o casados con un cónyugue diferente, o tuvieran un trabajo diferente, o tuvieran más dinero; ellos podrían hacer la obra de Dios mucho mejor.

La verdad, es que no hace ninguna diferencia donde están; todo depende de si lo que están haciendo es la voluntad de Dios, y hecho por amor a Él."






(Obispo Fulton J. Sheen)

Dios vive y mora dentro de nosotros...


"Cada uno de nosotros es una catedral viviente, cada uno es su propia capilla, y siempre que estemos en estado de gracia, Dios vive y mora dentro de nosotros... (así) debemos vivir y actuar como si estuviéramos viviendo en una Iglesia en la presencia del tabernáculo.




Fuente: La Iglesia Habla: El Lugar de Vivienda
(San Juan Letrán, Roma)

Nuestro cuerpo, morada de la Santísima Trinidad...


"Nuestro Hermano el Cuerpo es nuestra celda, y nuestra alma es el ermitaño viviendo en el interior de la celda, para orar a Dios y meditar en él" 






(San Francisco de Asís)

En Sustancia Lo Mismo...


La vida cristiana no es nada más sino Cristo; La vida monástica no es nada más que Cristo. Los requisitos para el cristiano y para el monje son en sustancia los mismos; La diferencia radica sólo en el tipo particular de estrés que se les da. La Iglesia existe, de manera que las almas deben conllevar una vida de Cristo; El monasterio existe para el mismo propósito. Sea si es unión con Él en el mundo, o en el claustro. Es la unión que es el propósito del alma.




(Dom Hubert Van Zeller. El Yugo del Amor Divino, Año 1957, pág. 182)