"El contacto mío con el Maestro"


"Qué hermosa vista es la de un alma

que va realizando sus funciones ordinarias con calma;

que entra en las actividades de la vida;

que comparte las alegrías y las penas de los demás,

mientras sostiene su alma, por así decirlo, en sus manos,

levantado los ojos a Dios descansa sobre el mismo.

Reúne todas sus fuerzas. Centra toda su atención en Dios.

Camina por la vida con sencillez, pero sobrenaturalmente.

Estas son las almas que dispersan bendiciones sobre el mundo.

Están en constante contacto con el Maestro".



(En Amor a la Divna Patria. Escrito por un religioso,
Pellegrini en Australia, 1934, pag. 190-191)

No hay comentarios. :